Ciencia

EL COBAYA: Sosiego

Iba a escribir hoy de… Bueno, iba a escribir acerca de uno de los muchos asuntos que se agolpan, abultándola, en la carpeta donde guardo la documentación relativa a los temas pendientes de El cobaya, pero el gato me lo impide. Es él quien manda en esta casa. Seguro que ya lo conocen, porque lo he llevado varias veces a la tele y su carita guapa anda por los recovecos de internet. Acato siempre los deseos, que para mí son órdenes, de su santa voluntad. Hace cinco minutos se plantó encima de la carpeta en cuestión, situada sobre mi mesa, y bajo el foco del flexo que la ilumina, y se estiró sobre ella voluptuosamente, ronroneando y dispuesto a descabezar un sueñecillo. Lo hace a menudo y no es cosa de molestarlo. Se llama Soseki, que es palabra de origen japonés fonéticamente emparentada con sosiego. Y sosiego es lo que me transmite su presencia, su cercanía, su aspecto, su tranquilidad, la confianza que me brinda, la autoridad con la que se adueña de mi mesa. No padezco asomo alguno de hipertensión, pero estoy convencido de que, si la padeciese, me la bajaría. La naturaleza cura. Eso es un hecho: flores de Bach, aromaterapia, agua que corre, canto de pajarillos, mascotas… No son fantasías de escritor ni excesos derivados del cariño que Soseki me inspira, sino ciencia. Los psicólogos lo saben. ¿Han oído hablar ustedes de la TACA? Es sólo un ejemplo. Hay otros. Definen esas siglas un centro de Terapia Asistida Con Animales. ¿Qué clase de animales? Perros, caballos, delfines y, por supuesto, gatos. Las mascotas son terapeutas que nos enseñan a ser responsables y sociables, aumentan la autoestima, refuerzan la memoria y el sistema inmune, combaten el sedentarismo, transmiten buen humor, generan endorfinas, mejoran los estados depresivos, reducen la ansiedad, previenen muchas enfermedades, alivian otras y curan algunas. La TACA no es el único centro de este tipo, pero es el que yo conozco mejor y del que más me fío, porque su directora es amiga mía, fue mi cuñada y ha intervenido en algunos de mis programas de televisión. Tecleen, si quieren saber más, www.isabelsalama.com, y estén seguros de que si cito su página web no es sólo por ayudarla a ella, sino también, y sobre todo, a ustedes. Pero ya lo he dicho: hay otros centros. Búsquenlos, si tal es su deseo, bajo el epígrafe terapia con animales, en internet.

Me tomo la tensión en este mismo instante. Debería tenerla ligeramente alta, porque escribir la sube. Resultado: 117 (sístole) y 68 (diástole). El gato sigue sobre la carpeta. Gracias, Soseki.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario