El Sistema de Pensiones

0
231

Una vez más, en cuanto suenan tambores de crisis (o desaceleración económica, para ser políticamente correcto) el sistema de pensiones español se tambalea ante su fragilidad aparente, y todos comenzamos a temer por nuestro futuro y por la viabilidad de un régimen contrario a la capitalización financiera.

Nuestro sistema de pensiones se basa en que las cotizaciones a la Seguridad Social de los trabajadores en activo de hoy pagan las pensiones de los jubilados de hoy, mientras que las pensiones de los jubilados de mañana serán pagadas por las cotizaciones a la Seguridad Social de los trabajadores en activo de mañana.

Por tanto, en cuanto la tasa de desempleo comienza a incrementarse, y la confianza de los ciudadanos se difumina, aparece el temor de que en el futuro no habrá el número suficiente de trabajadores como para hacerse cargo de las pensiones de los jubilados de su época. Este hecho se agrava ante el incesante envejecimiento de la población española.

Sin embargo, no es conveniente alarmarse en exceso, por dos razones principales: la inmigración y la adecuada tasa de cobertura actual.

Por un lado, el envejecimiento de la población española se ve paliado con la entrada de inmigrantes legales que realizan su trabajo en nuestro país, cotizando a la Seguridad Social por ello, y participando en la hucha común que abona las pensiones.

Y, en segundo lugar, utilizando los datos del Ministerio de Economía, la tasa de cobertura actual es de 2,71, es decir, por cada jubilado que cobra su pensión hay 2,71 trabajadores en activo, lo cuál es lo suficientemente tranquilizador como para no temer por el futuro.

A este hecho hay que añadir, además, el fondo de garantía de la Seguridad Social que hemos venido acumulando en estos últimos años de bonanza económica, el cuál asciende actualmente a 56.000 millones de euros.

No obstante, y a pesar de que la situación no es alarmante, sería conveniente que nuestra sociedad comenzara a plantearse el complemento generalizado de la pensión. Es decir, complementar la pensión pública con una privada, basada en la capitalización pura y dura, al igual que hacen todos nuestros vecinos europeos.

De esta forma, nos ahorraríamos el debate recurrente de la viabilidad de nuestro Sistema de Pensiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here