Sociopolítica

El lobo feroz: Triunmulierato

Suena horrible, pero en el latín no manda Bibiana. Si lo de César, Craso y Pompeyo fue triunvirato (de vir, varón), triunmulierato tendrá que ser lo que aquí propongo. Viene de mulier, mujer, y mujeres son las tres personas que, si se unieran, podrían sacar el país del atolladero en el que está metido. Enseguida diré sus nombres. Con lo de atolladero aludo a la posibilidad de que la izquierda capitalista (otra, gracias a Llamazares, y a Dios, no hay) vuelva a ganar, con la ayuda de don Mariano, las próximas elecciones. Cierto es que su socio Zapatero hace todo lo posible para perderlas, pero Rajoy es mucho Rajoy y quizá llegue a puerto. No me refiero al de Bulencia o Bahlencia, con be de borregos, sino al de 2012. El de León podría aspirar en esa fecha a la presidencia de la República, disputándosela al Príncipe y cediendo a Rajoy la jefatura del gobierno socialista y trinacionalista. Méritos no le faltan. El Rey, para entonces, estaría prejubilado y tendría abono gratuito de barrera en la plaza de Las Ventas, en la de Vitoria y en la Monumental de Barcelona. Lo mismo le brindaba, por fin, un toro José Tomás. Bromeo. Que nadie se enfade. El Rey, estoy seguro, no lo hará, porque es hombre de correa y hasta de correaje, y Rajoy, tampoco, porque ya está enfadado ―enfadadísimo, me dijo el otro día su niña en lo de Julia Otero― con quien esto escribe. Ray Milland y Ginger Rogers en El mayor y la menor. Una comedia de enredo. Él sabrá por qué me la tiene jurada. ¡Con lo que me gustaría verlo al frente del Palacio que en Galicia lleva su nombre! Así me lo paga. Recapacite usted, don Mariano. Aún está a tiempo de retirar su candidatura y regresar a la tierra de sus mayores. No salte al ring del Garden de Vilencia (con i de Búfalo Vil), que a la postre lo será de la Ferroviaria o del Campo del Gas. No se rebaje a tirar penaltis en partidos de viejas glorias. Apoye mi propuesta. Lo hará también, supongo, la ministra Bibiana, que es una bombona y está como una quesa, por más que quien lo diga sea un hombro condenado por su pollo a ser vetusto modelo de masculinidad. ¿No es, acaso, la hora de las mujeres? ¡Pues adelante con ellas! Lo que propongo es un futuro gobierno de salvación nacional formado por Esperanza Aguirre, Rosa Díez y María San Gil. ¡Derecha, izquierda, derecha, ar! Eso sí que sería centro reformista, don Manuel, y no lo del zapaterito Obama. Hablo en serio. Todo lo demás ―Rajoy, el Rey, el Príncipe, la Niña, la Ministra― era broma. Ya lo dije. Doy por sentado que el PP, si no rectifica, correrá la misma suerte que corrió la UCD de Landelino. El país entraría entonces en fase aguda de centrifugación y, a lo peor, sin más horizonte que el representado por el PSOE, de extinción. Tercerismo y triunviras, Bibiana: un nuevo modelo de feminidad. ¿Te sumas? Sería fantástico. ¡Derecha, izquierda, derecha, izquierda! ¡Menuda cuota! Yo quedo excluido: nací varón. Contad con mi voto, si es que para entonces el Constitucional de la señora Casas nos permite, a los varones, votar.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario