Sociopolítica

Gea se queja

Los efectos de las agresiones al medio ambiente son ya tan visibles que no pueden negarse.

La biosfera está siendo agredida constantemente y la tierra soporta día tras día el azote desgarrador de productos venenosos que la debilitan.

El smog envuelve las urbes causando trastornos en la respiración de gran parte de la población y los mares, los océanos, los ríos y los lagos se utilizan como vertederos.

Mareas negras de “alta y baja intensidad” llegan con sus tentáculos hasta cualquier costa del mundo y el cambio del clima es el causante directo de la fundición de los polos.

La contaminación que los seres humanos vamos creando, va generando en la capa de ozono un agujero que se hace más grande por momentos.

El cambio climático está provocando graves desastres naturales y está desestabilizando las estaciones con todas las consecuencias que eso conlleva.

¿Se puede llegar a solucionar todos estos problemas?

¿Debemos hacer que recaiga toda la responsabilidad de esos sucesos, sobre las espaldas de los políticos del mundo?

Sin lugar a dudas ellos tienen todavía mucha faena que hacer, pero nosotros también.

Deberíamos ir frenando el ataque permanente contra el planeta e ir tomando conciencia

de que algunos daños pueden ser irreparables.

Si unimos las fuerzas, tal vez, logremos solucionar muchos de los problemas que nos afectan de manera directa.

Si no lo hacemos, quizá, las futuras generaciones hereden en vez de un paraíso un infierno.

El alma de Gea sufre y la madre tierra se queja: vomita lava de sus volcanes,

inunda con sus lloros desmesurados ciudades y arrasa campos con sus tornados.

Gea nos da cobijo y nos alimenta y nosotros deberíamos ser más considerados con ella.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario