Economía

El fenómeno Ryanair

Al igual que el turrón en Navidad, los problemas de las compañías aéreas nos llegan cada verano, puntuales a su cita, para llenar minutos de telediarios y horas de tertulias veraniegas, sustituyendo así a otros aspectos más profundos de la vida diaria.

Más allá de los sempiternos overbookings de Aircomet, la noticia de este verano es la decisión de Ryanair de cancelar todas las reservas de billetes de avión realizadas a través de agencias de viajes, primero fueron las online y ahora ya son también las tradicionales.

Pero, ¿qué hay detrás de esta decisión, en principio tan arbitraria?

Para entenderlo claramente, vamos a ver un ejemplo. Una de las páginas denunciadas por Ryanair es www.atrapalo.com. Si sigues el link de la página entrarás en un buscador de vuelos. Podemos probar, por ejemplo, Londres. Tras unos minutos de búsqueda la página te da varios resultados para vuelos encontrados hacia la capital inglesa, siendo uno de ellos el vuelo de Ryanair.

Si ahora seleccionamos este vuelo en concreto e iniciamos el proceso de compra, la página nos ofrece un mensaje de ‘se está procesando su compra’. ¿Qué está ocurriendo en realidad?

Durante este tiempo en el que el mensaje sigue en tu ordenador, un agente de ‘atrapalo’ se está conectando a la página de Ryanair (www.ryanair.com), adquiriendo los billetes que has seleccionado.

Cuando su proceso ha concluido, también concluye el tuyo. Ya tienes el billete, al mismo precio que ofrece Ryanair en su página, añadiéndole, eso sí, una comisión de servicio, unos 10 euros (está cantidad varía de unas páginas a otras).

¿Cuál es la denuncia de Ryanair?

La queja radica en que se está cobrando una comisión de servicio al cliente por un servicio irreal y ficticio, ya que el cliente, en todo momento, está realizando el mismo proceso que haría en la página de Ryanair. Ellos alegan que se está cometiendo un fraude con el cliente, cierto, pero la realidad es que sus precios aparecen más elevados de lo que deberían ser en realidad, con lo que pierden parte de su ventaja competitiva.

Y esta misma denuncia la realizan con las agencias de viajes tradicionales, ya que alegan que éstas se comportan de la misma forma, cobrando una comisión a sus servicios, sin sumar ningún valor añadido al producto final.

Estos son los hechos, ahora la opinión. ¿Es aceptable que las páginas online y las agencias de viajes cobren una comisión por sus servicios?

En mi opinión, sí.

El servicio que te ofrecen las páginas online no es la compra del billete en sí. Su servicio se basa en el hecho de agrupar en un mismo lugar todas las ofertas de todas las compañías aéreas, con lo que el cliente se ahorra el tiempo y el esfuerzo de tener que ir a la página oficial de cada compañía aérea para comprobar los precios y compararlos con la competencia. Y por ese servicio, sí tienen derecho a cobrar una comisión.

Y, por otro lado, este servicio es más evidente en cuanto a las agencias tradicionales ya que un agente de viajes nos busca, compara y asesora sobre las diferentes opciones de nuestro viaje.

Por tanto, Ryanair debería recapacitar y entender que igual que ellos ganan dinero, hay otros agentes en la economía que también tienen derecho a ganarlo. Pueden estar seguros de que los usuarios y clientes de las agencias de viajes, online o tradicionales, no usarían sus servicios si no recibieran un valor añadido.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario