Economía

La demagogia se apodera del Gobierno español

Ayer conocimos la última medida del Gobierno español contra la crisis que está asolando el mercado laboral del país en estos últimos meses. La ha ofrecido el Ministro de Trabajo, don Celestino Corbacho, que se ha destapado anunciando que el año que viene, 2009, España no realizará ninguna contratación en origen.

La razón que aporta el Ministro es que el mercado español no tiene la oferta suficiente de puestos de empleo como para satisfacer la demanda de empleo de los ciudadanos españoles, por lo que no se puede plantear un incremento de la demanda de solicitantes con las contrataciones en origen.

Este planteamiento es, claramente, demagógico y se aleja de los principios socialistas que, en principio, deberían presidir todas las decisiones del Gobierno español, porque es en estas épocas de crisis en las que los gobiernos deberían aferrarse con más fuerza a sus principios ideológicos y olvidarse de las demagogias que no contentan a nadie.

Porque las contrataciones en origen no incrementan la demanda de solicitantes de empleo en el mercado español, no, lo único que hacen es satisfacer una oferta de empleo insatisfecha, una oferta de empleo que no se satisface con el mercado español. Porque los demandantes españoles prefieren mantenerse sin trabajar, antes que hacerlo en según que mercados, como pueden ser, por ejemplo, el agrícola o, incluso, el sector servicios.

Por ello, una decisión de este tipo está tomada de ‘cara a la galería’, sin ningún principio económico que la sustente. Es más propia de una ‘charla de bar’ que del resultado de un análisis riguroso de la realidad económica.

Si no se contrata en origen los sectores agrarios y servicios quedarán ahogados por falta de trabajadores, y ésto provocará una escasez de oferta, lo cuál redundará en un incremento mayor de la inflación, lo que llevará, inexorablemente, a tasas de desempleo aún más elevadas.

Si, por el contrario, se contrata en origen, la escasez de oferta desaparece, con lo que la inflación se estabiliza y el resto de sectores se benefician de esta nueva situación con lo que el volumen de empleados disfrutará de un repunte positivo.

Además, las contrataciones en origen ofrecen una perspectiva más allá del análisis económico. Gracias a la contratación en origen se consigue paliar, en cierto modo, las diferencias interterritoriales entre países pobres y países ricos, con lo que se realiza una labor solidaria.

Pero no sólo éso. La contratación en origen es, además, una forma de controlar la seguridad fronteriza de los países, ya que la existencia de esta oportunidad laboral limita la efectividad de las mafias dedicadas a la migración ilegal.

Por tanto, el Ministro, por respeto al cargo que ocupa y a los votantes que eligieron a su partido político, debería medir sus palabras antes de pronunciarlas y utilizar análisis económicos que sustenten sus decisiones, en lugar de recurrir a demagogias gratuitas, las cuáles sólo consiguen incrementar el grado de confusión del país.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario