Nos gusta, pero no nos conviene

0
73

Crónicas del Sur de América

La Argentina está fascinada, extasiada, por el candidato demócrata a la Presidencia de los Estados Unidos, Barack Obama, y un grueso de su población quiere que este hombre se convierta en el sucesor de George W. Bush en el enero próximo, pero, ¿le conviene a la Argentina?

John McCain, a pesar de hablar el idioma Bush para muchas cosas, es conocido por oponerse a lo que no le convence, por más que su partido diga lo contrario, por lo que podría estarse hablando de un candidato bilingüe, uno que sabe que de la recesión en que podría meterse Estados Unidos se sale con menos impuestos y subsidios, y liberando el mercado.

Por su parte, el candidato demócrata propone más impuestos, restricciones a los mercados, subsidios y trabas al libre comercio con América Latina, poniendo trabas a los TLC, especialmente con Colombia, tratado que aún sigue pendiente de aprobación, aprobación que se sigue dilatando según pasan los meses.

La Argentina, por más que la Presidente diga que se trata de un país industrial, que hay poner valor agregado a la producción y demás, es, netamente un país agro exportador y lo seguirá siendo por muchísimos años más, y si Estados Unidos traba importaciones de la Argentina, los ingresos tanto del Estado, como de la población se verán reducidos indudablemente.

Es cierto que Argentina le vende a Europa y en el MERCOSUR, pero no conviene perder al mercado más importante del planeta, especialmente en un momento en que las relaciones no son las mejores desde que el ATFA, un grupo de tenedores de bonos que no aceptó la estafa kirchnerista de reestructuración de la deuda, presionan al Congreso para que prohíba la entrada de carnes nacionales.

Argentina, para sobrevivir en el mundo, necesita no caerse de él y retomar lazos con los mercados más importantes, para no seguir dependiendo de los impresentables del Sur de América, que no salvarán a la Argentina por salvarla, sino que algo querrán a cambio, y ese algo nos será más caro que caernos del mundo.

Mi conclusión: Argentina se cae del mundo, cada vez tiene menos amigos, y los que le quedan son más y más peligrosos, como Chávez, Correa, Morales o Lugo, y si en Estados Unidos encima preside un hombre que se opone al libre mercado, el futuro será demasiado complicado, incluso aún para el INDEC, a quien nadie le cree.

Es cierto que McCain llega presidido de una pésima gestión, pero, en el caso de la Argentina, es la mejor opción; después de todo, todos sabemos que las modas son pasajeras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here