Ciencia

Google Chrome ¿Necesario u otro navegador de tantos?

Tengo que admitir una cosa antes de escribir este artículo. Soy un dinosaurio tecnológico. Me refiero a que prefiero quedarme en la versión anterior hasta que tengo claro que realmente el programa o versión nueva de moda de un programa realmente me hacen falta. Soy de la opinión de que si algo funciona ¿para que cambiar?

A pesar de ello, de vez en cuando, y sobre todo debido a la pujanza profesional que nos obliga a todos a estar a la última -en especial si te dedicas a diseñar webs como es mi caso-, tengo la necesidad de probar algún programa nuevo. Hoy le ha tocado a Google Chrome.

No voy a engañaros, no voy a cambiar de navegador -o mejor dicho navegadores, ya que uso indistintamente y según donde navego, Explorer 6 o Mozilla Firefox-. Como ya he dicho soy un dinosaurio.

Mi primera impresión al abrir Chrome es que es una mezcla entre la facilidad de búsqueda de Firefox y la estética Windows de Explorer 7 aunque más simplificada. Su barra de direcciones, con un tamaño de letra mayor del habitual en cualquier navegador, a mi, estéticamente, me hace daño a la vista, pero para las personas con problemas visuales que requieren que todo se vea más grande es una ventaja para leer lo que escriben. Lo cierto es que, en la época en que todo tiene que hacerse para que las personas discapacitadas tengan más ventajas, esto puede ser un tanto a favor de Google.

Por otra parte, la barra de direcciones en los navegadores Firefox y Explorer apenas se utiliza por parte del usuario medio. La mayoría de los usuarios configuran como página de inicio directamente Google -en el caso de Firefox viene de serie- y tienden a escribir en su caja de texto de búsquedas, direcciones URL completas, porque no saben que las direcciones web se pueden escribir directamente en la barra del navegador, creen erróneamente que ambas cajas son lo mismo -esto se da especialmente entre los usuarios de mayor edad-. Por eso, dado que, al igual que su competidor Microsoft utiliza la barra de direcciones para las búsquedas sobre su motor MSN y cuando éste no encuentra nada te reenvía a Google, la barra de direcciones de Chrome conecta directamente con la búsqueda de Google, por lo que en lugar de decirnos que escribamos ahí una dirección, nos incita directamente a que introduzcamos el motivo de nuestra búsqueda con la frase “Escribe tu consulta”.

Volviendo al tema del tamaño de la letra, he buscado en las preferencias y no he encontrado si se podía cambiar -tampoco se puede en los otros navegadores-, de hecho sus preferencias son tan nimias que casi me dan risa. Vale que haya que simplificarle la vida al usuario, pero es que, comparado con sus primos mayores, apenas hay configuraciones que poder tocar en este navegador. Si bien es cierto que casi nunca se tocan ciertas cosas, también es cierto que, eliminar de la ecuación opciones de configuración forzando al usuario a quedarse como está, puede ser una razón para no quedarse con esta herramienta. Pero eso es para los que toqueteamos las cosas, para los que se quedan como están o sólo tocan lo esencial, eso puede ser una bendición.

Entonces, ¿qué ofrece Google Chrome que no ofrezcan otros navegadores? Hasta ahora todos podemos disponer de algún tipo de barra o buscador configurado en nuestro navegador -usemos el que usemos- para conectar con Google. Hasta ahora el usuario podía descargarse la barra de forma gratuita o, en el caso de Mozilla, llevar un buscador de Google por defecto. La cuestión es que si ahora Google tiene su propio navegador, sus intereses serán que la gente lo utilice y no utilice el de la competencia. Por lo pronto, parece ser que Mozilla va a tener que empezar a pagar una tasa por mantener como buscador integrado en su herramienta Firefox al consabido Google -esto es un rumor no confirmado, o al menos yo no he podido confirmarlo ni desmentirlo-. Dado que es un proyecto Open Source, si es cierto lo que se rumorea, podría dejar de integrarlo, al menos de serie. El siguiente paso puede ser que decida retirar la versión de la barra de herramientas para los demás navegadores y forzar a sus seguidores a que solo dispongan de sus herramientas de búsqueda en este navegador.

Pero todo esto no son más que suposiciones “malintencionadas”, las mismas que suelen hacer los detractores de Microsoft cuando Bill Gates saca algún nuevo producto. Es curioso que cuando sale un nuevo navegador de Microsoft todo el mundo lo mira con lupa y al final casi nadie dice realmente lo que piensa, sino que acabamos siempre con la misma discusión ¿Software Libre o Software de Marca? Pero lo que muchos no saben distinguir es el Freeware del Open Source (software libre). Google es una empresa, una marca, sus productos pueden ser Freeware (software gratuito) pero no deja de ser una empresa y como todas las empresas sus intereses son comerciales.

Me estoy desviando del tema, así que dejaré el asunto Google vs Microsoft para otro momento.

Volviendo al asunto de las ventajas de Google Chrome, la más interesante, desde mi punto de vista, es la del fácil acceso al historial, aspecto donde, sinceramente, creo que Microsoft la cagó en su última versión de navegador -una de las muchas razones de que siga usando en mi casa la versión 6-. Google Chrome está inicialmente configurado para mostrar una página parametrizable en la que se nos muestra:

  • la información y enlaces de aquellas páginas a las que más acudimos,
  • un enlace al historial de navegación de la última semana,
  • un resumen de los marcadores (bookmarks o favoritos) más recientes,
  • así como, no podía faltar, una cajita del buscador de Google para encontrar algo en nuestro historial, ya que, como ya he comentado, el buscador general ya viene integrado en la barra de direcciones URL, al igual que Microsoft integra en su navegador, en dicha barra, las búsquedas sobre MSN y Google. Nada nuevo en sí mismo, pero teniendo en cuenta que la mayoría usamos Google, es una ventaja.

Naturalmente, podemos elegir empezar a la manera tradicional, con una página en blanco o una dirección concreta, pero esta novedad resulta muy interesante para aquellas personas que están cansadas de empezar la navegación siempre por la misma página o que cada vez que abren el navegador, con una página en blanco, tienen que pensar a donde ir primero.

Para los que llevamos años en el negocio, tenemos tantas manías que hacernos cambiar no es fácil. Sin embargo, para aquellos que se introducen por primera vez en el mundo de Internet, puede ser una opción interesante que les facilite la navegación. Eso sí, abstenerse entrar en sitios que no cumplan los estándares, no creo que nos guste lo que veamos. Insto en cualquier caso a probarlo, merece la pena aunque sólo sea por la curiosidad.

No he querido tocar ciertos temas, porque me salía del tiesto como se ha podido ver unas líneas más arriba, pero en un próximo artículo espero poder entrar en ello en mayor profundidad.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario