El plan de Zapatero

0
149

Teniendo en cuenta la ignorancia absoluta de nuestro Presidente del Gobierno en temas de Economía, tal vez debería de haber utilizado otro título, algo así como ‘El plan del equipo económico de Zapatero’, pero no hubiera resultado igual de impactante, y, claro, las reglas de la comunicación son las reglas de la comunicación.

En cualquier caso, ayer, 7 de octubre, recibimos las claves del plan maestro del gobierno español para inyectar confianza en los mercados financieros, en forma de liquidez bancaria, y seguridad a los ahorradores, en forma de garantía de depósitos.

Se trata de un plan excelente, que acierta en la diagnosis de la situación y receta los medicamentos adecuados. Pero, ¿en qué consiste exactamente?

En primer lugar, ataca directamente a la falta de liquidez del sector bancario. De un tiempo a esta parte las condiciones para acceder al crédito son ciertamente restrictivas tanto para empresas como particulares, y ésto se debe a que las entidades crediticias no tienen liquidez.

Pero, ¿por qué no tienen liquidez? Porque la tienen invertida en activos y pasivos, que ahora no pueden vender con tanta facilidad como antes, debido a la crisis en las que nos encontramos.

Lo que hace el gobierno, por tanto, es adquirir estos activos, que siguen teniendo valor de mercado, aunque en estos precisos momentos sea compleja su venta, y a cambio inyecta liquidez en el sistema, una liquidez que será utilizada por los bancos y cajas para conceder créditos a empresas y particulares.

En segundo lugar, garantiza la seguridad de los ahorradores. En estos momentos, y al amparo de las noticias que se reciben un día sí y otro también, con entidades de crédito quebrando por doquier, el ahorrador estaba preocupado por sus ahorros, por sus depósitos.

Aún cuando la solidez de los bancos y cajas españoles está fuera de toda duda, los ciudadanos estaban preocupados. Pues bien, el gobierno ha atacado esta preocupación con una garantía que llega hasta los 100.000 euros por titular, lo cuál aleja cualquier sombra de duda que pudiera asaltar al ahorrador.

Y, ¿en qué mejora al plan de Bush?

En una cuestión muy evidente. El plan de Bush prevee la inyección de liquidez en el sistema crediticio a cambio de activos y pasivos sin valor, lo que se han venido en llamarse activos contaminados. Por tanto, el gobierno está entregando dinero a los bancos y cajas a cambio de nada, con lo que toda la situación revierte finalmente en el ciudadano.

El gobierno español, por el contrario, está adquiriendo activos y pasivos de valor contrastado, por lo que no está ‘regalando’ el dinero, sino realizando una compra.

La única duda que genera el plan, es el control y supervisión de que la liquidez sea efectivamente utilizada para la concesión de créditos. Por tanto, el gobierno español deberá velar por ello para que su plan sea realmente efectivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here