Sociopolítica

LOS DOS PRESIDENTES MANCHEGOS

            LOS DOS PRESIDENTES MANCHEGOS

 

            Desde la Tribuna del Congreso de los Diputados, José María Barreda explica por qué en Castilla-La Mancha, sus gentes, nos sentimos españoles. Queremos más Educación, mejor Sanidad, participar para que la vivienda sea accesible, que nuestros productos sean valorados por España y por Europa: Nuestras uvas son buenas madres para nuestros vinos, nuestro cordero es el que mejor sabe. Queremos propiciar la navaja albaceteña; no olvidamos el textil, la madera, el calzado. Somos una tierra de manufacturas. Hemos de conseguir que nuestra Universidad emita las mejores patentes en Ciencias de la Información y la Comunicación, en Robótica y Automática y Aeronáutica. Nuestra Región se especializa en energía alternativa, se deja acariciar por el viento, investiga el uso de biocombustibles y fabrica ya prototipos de vehículos movidos por pilas de hidrógeno. Castilla-La Mancha, dirá el Presidente Barreda, es una Autonomía española  de economía emergente, cuyas gentes se definen por el trabajo y el entendimiento. Sus habitantes tienen en sus recuerdos el haber sido sólo servidores de los que en la Corte habitaban y a Ciudad Real venían por la perdiz, a Toledo a ennoblecerse, a Cuenca a los bellas hoces del Huécar, a Guadalajara al Infantado, a Albacete en tren para la belleza de su navaja y la amabilidad vendedora de sus comerciantes, también siempre a Albacete por la Feria. Venían y no dejaban nada, en todo caso “la milana muerta”.

            Ahora las cosas han cambiado, muchas cosas han cambiado, excepto una, que es el agua. Desde el Tajo, por decisión de apoyar el turismo del sureste y de paso sus campos, baja el agua hasta el Segura, mientras tierras de Guadalajara, Cuenca, Albacete, Toledo y Ciudad Real hacen honor al nombre de la Mancha, alias “La Seca”.

            Llevaré una gota de agua en la solapa. Hemos conseguido por ley la prevalencia de la cuenca que cede. En las Cortes de Toledo todos, sus cuarenta y siete señorías, dijeron sí a la prioridad de nuestra Autonomía sobre el Agua del Tajo y del Júcar. En las Cortes de Madrid el Presidente Barreda va a dar la cara por nosotros.

            Mientras habla, Barreda, sobre él, presidiendo el Congreso de los Diputados, está dándole la palabra don José Bono Martínez, Presidente que fue de Castilla-La Mancha; Presidente que es del Congreso de los Diputados. Desde el escaño 1714, voy a tomar nota y aplaudiré las consideraciones del Presidente de Castilla-La Mancha en presencia del Presidente del Congreso de los Diputados. Es una situación tal vez única: Dos Presidentes, dos de Castilla, dos de la Mancha, el uno hablando donde preside el otro, el otro dando la palabra a su Presidente.

            Esta tarde, del martes 14, en el Congreso de los Diputados de España, en la Carrera de san Jerónimo de Madrid, no me pierdo yo por nada esta faena al alimón: Pepe Bono, José María Barreda. Aplaudiré entre el respetable.

            Después, el documento llegará a la Comisión de Constitucional. Estaré en ella como Vicepresidente. Castilla-La Mancha ya no es la de los Santos Inocentes.

 

Manuel Pérez Castell

Diputado de España por Albacete

http://pcastell.blogspot.com

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario