Sociopolítica

Primer Aniversario de Occidente a la Deriva

“El secreto de la libertad es el coraje.”
(Perikles)
Ya ha pasado un año desde que me inicié como bloguero escribiendo comentarios políticos.A lo largo de este año, he ido aprendiendo pulir los artículos, ilustrarlos de forma más o menos acertada y de comentar temas muy variados, no exclusivamente políticos, pues hay que desconectar a veces y dedicar la atención a la cultura u otros aspectos de la vida.

¿Cuál fue la intención fundamental de escribir en un blog? Lo más importante es, para mi, poder desarrollar opiniones y extenderme todo lo que quiera, algo que, por ejemplo, no se puede hacer en las cartas al director de cualquier periódico. Además, el esfuerzo de escribir resumidamente en una carta al director se pierde en la mayoría de los casos, al no ser publicada por las razones que sean, principalmente de espacio. En un blog, en cambio, las opiniones se quedan a disposición de cualquiera que las quiera leer.

Pero luego he ido descubriendo que el mundo de los blogs es mucho más que escribir alguna que otra opinión. Es un lugar de intercambio de ideas, de información, y hasta de nuevas amistades, amistades blogueras, pues con el tiempo se establecen lazos por afinidad con otros blogueros, lo que hace que esta labor de escribir por gusto resulte reconfortante, instructiva e incluso correctora – sí, porque uno aprende de sus equivocaciones o errores al leer lo que dicen los demás, lo que opinan en sus artículos, y te hacen pensar o desarrollar las ideas con más cuidado o con más detenimiento.

Evidentemente, nadie es infalible y nadie tiene la verdad absoluta. Algunas opiniones pueden resultar poco contrastadas, poco documentadas. Algunas veces uno peca de impetuosidad, de falta de reflexión previa. El Internet en general hace que se escriba de una forma más espontánea. Quizás los males de la sociedad actual, cuando ésta sufre alguna crisis como esta crisis económica, se deba a esa espontaneidad, esa irreflexión al hacer las cosas. Pero por otra parte, la espontaneidad, aunque haga la vida más veloz de lo que se pueda desear, nos hace -tal vez- más dinámicos. Escribir mucho en un blog, que es como una especie de periódico personal sin censura ni límites- dinamiza la mente, puede que incremente la capacidad de enfrentarse a cualquier temática y crea un nuevo tipo de interrelaciones con personas que de otra forma nunca conocerías.

Otro aspecto interesante y curioso son las redes de blogs. Son redes que suelen agrupar blogs por afinidad de intereses o ideas políticas. Son realmente catalizadores de la interrelación bloguera y ayudan a encontrar a nuevos lectores y nuevas lecturas – porque no se trata sólo de plasmar tus propias ideas y opiniones, sino de contrastarlas con las de los demás que escriben en la red. Y no es menos interesante dar con enemigos de tus ideas y opiniones, que atacan ferozmente y descalifican sin ningún pudor, enemigos sumidos en el anonimato, bajo una especie de capucha.

El anonimato es una de las características más notables en la red en general y en los blogs en particular. Es expresión de libertad, una libertad no exenta de riesgos. Los más anónimos son a veces los más feroces atacantes de los blogueros cuyas ideas y opiniones resultan ser incómodas para estos anónimos encapuchados. Pero seguramente son la minoría los que actúan así, pues el anonimato permite opinar sin tener que sufrir ataques por estos otros. Yo mismo he sufrido en mis propias carnes lo que puede significar que algunos conozcan la verdadera identidad del autor del blog para usar sus artículos en su contra, calumniar e injuriarle. No tengo problemas con mis opiniones, las defenderé igual, se me conozca o no en persona. Pero es triste tener que tener en cuenta que esas cosas le pueden pasar a uno en cualquier momento.

La libertad de expresión es algo que molesta a no poca gente, especialmente muchos políticos. No en vano están trabajando en una ley (LISI) para limitar el anonimato de Internet, siempre con la excusa de luchar contra el terrorismo y la delincuencia, pero en realidad se trata de censurar y controlar. Y es que hay muchos mandatarios políticos que no saben vivir con la libertad de expresión de sus ciudadanos, especialmente aquellos que carecen de una legitimidad real y directa como los que mandan en la UE.

A resumidas cuentas, yo calificaría la experiencia bloguera como muy buena. A veces es un poco adictiva, se dedica mucho tiempo a escribir e ilustrar los artículos, actualizar el blog (o los blogs), y al final uno acaba dedicando más tiempo de ocio a esto que a otras cosas. Pero como todas las cosas nuevas, cuando se convierten en rutina, las prioridades pasan a ser otras. Algunos se cansan del todo de defender unas posiciones, por perder la ilusión a falta de resultados (esto ha pasado a algunos de la red AntiZP tras las elecciones), otros se limitan a escribir menos o cambian de enfoque temático. Esto forma parte del dinamismo del mundo de los blogs y de Internet.

Supongo que en el segundo año de mi blog seguiré evolucionando, mejorando y llegando a nuevos lectores y estableciendo nuevas amistades (y enemistades) blogueras. Gracias a todos por leerme y por opinar, aunque no todos coincidan conmigo (lo cual sería, seguramente, muy aburrido). Gracias a mis amigos blogueros que me inspiran muchas veces para escribir sobre algunos temas de actualidad. Gracias por los premios que me han dedicado algunos.

Con todo, espero poder contribuir a que Occidente pueda corregir un poco más su deriva.

Un abrazo a todos.

Atreides

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario