Los dos carriles de la Casa Blanca

0
125

Obama heredará de Bush dos prácticas nefastas en política internacional: la “guerra preventiva” y la “soberanía limitada”.

Barack Obama tendrá que hacer frente a la expansión de la más peligrosa herencia de Bush: la guerra global contra el terrorismo.

Todavía hace unos días, cuatro helicópteros de las fuerzas especiales de Estados Unidos cruzaron desde Irak la frontera siria y atacaron un poblado. Ocasionaron varias víctimas que, según fuentes sirias, eran unos campesinos inocentes y, de acuerdo con el portavoz estadounidense, peligrosos terroristas de la organización Al Qaeda en Mesopotamia. Similares penetraciones transfronterizas encendieron el mes anterior las alarmas en Pakistán. La lucha contra el terrorismo parecería así un cáncer cuyas metástasis se extienden a otros países.

No es esto lo peor, sino que proliferan también las declaraciones de altos cargos políticos de Estados Unidos en el sentido de que, sea quien sea el próximo inquilino de la Casa Blanca, no podrá abandonar la vía que ha sido ya firmemente asentada por Bush. Dos carriles paralelos, construidos con sólido metal. Uno de ellos se denomina “guerra preventiva” (derecho a atacar basado en la simple sospecha de poder ser atacado). El otro podría conocerse como “soberanía limitada” (la misma expresión con la que desde Occidente tan acerbamente se criticó a la URSS de Leónidas Breznev) y se materializa en la idea de que las fuerzas de Estados Unidos no reconocen ninguna frontera si se trata de hostigar a quienes son considerados enemigos.

En el Washington Post se leía que si el reciente ataque a Siria puede servir “para avisar a [el presidente] Assad de que Estados Unidos no está dispuesto a respetar la soberanía de un régimen delincuente, habrá merecido la pena”. Dicho de otro modo, en boca de un analista militar estadounidense: “Sólo puede reclamarse la soberanía si se respalda por la fuerza”. Aviso que, sin duda alguna, se hace también con la vista puesta en Irán.

Así pues, Barack Obama se tendrá que mover inicialmente entre el supuesto derecho a atacar a cualquier país que sea sospechoso de constituir un peligro para Estados Unidos y el de irrumpir militarmente allí donde se estime necesario para destruir a los presuntos enemigos. Varios altos responsables en Washington han expresado su esperanza de que tal doctrina “será adoptada también por el nuevo presidente”.

Este modo de pensar constituye un sólido substrato de la mentalidad dominante en los sectores más tradicionales del pueblo estadounidense: los que sólo confían en “Dios y mis armas”.

Pero también el nuevo presidente habrá de reflexionar sobre la naturaleza y las circunstancias de la situación que hereda y tendrá que reconocer que la estrategia de su antecesor ha conseguido incendiar y llevar el caos a una amplia zona del planeta que se extiende desde el Cuerno de África hasta el suroeste asiático. Eso, aparte de producir un daño al prestigio del país que se venía considerando a sí mismo como faro de la democracia y defensor de los derechos humanos.

Si el resultado de esas reflexiones le incitase a modificar o abandonar la errónea estrategia de su antecesor, se le planteará otro serio problema: las poderosas fuerzas interiores que se oponen a cualquier cambio. Es decir, las grandes corporaciones de la defensa, los intermediarios en la venta de armas, las instituciones más conservadoras de pensamiento político y estratégico y todos los sectores de la sociedad de Estados Unidos que viven y prosperan apoyándose en el mito de la guerra global contra el terror. Que no son pocos.

El legado político de Bush encierra una bomba de relojería para cuya desactivación se va a requerir mucha habilidad, inteligencia y flexibilidad, cualidades que se esperan de los miembros de la candidatura del Partido Demócrata.

Alberto Piris

General de Artillería en la Reserva

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here