Radiografía de la Argentina

0
111

Crónicas del Sur de América

Es cierto que los últimos 2 gobiernos kirchneristas han sido lo peor de la historia reciente y antigua de la argentina, pero hay un punto que me parece que muchos de los analistas han olvidado, y es lo referido al Presidente de la República.

Después de algunos periodos donde el Presidente fue vapuleado y se le dijo todo lo que se le quiso decírsele, como debe ser, Kirchner llegó con la consigna de que se le devolviera el respeto y la importancia, es decir, crear una figura fuerte que no pudiera ser cuestionada, que no pudiera ser interrogada, que no pudiera ser atacada, y presentaron eso como respeto por las instituciones.

Así, en el imaginario general, el desrespeto por el Presidente llevó al caos del 2001 y sucumbió ante la idea de un presidente fuerte que hiciera lo que quisiera, como quisiera y cuando quisiera, con la consigna de que si fuera malo o peor, sería removido de su cargo luego de 4 años y sería reemplazado por uno mejor, según la inmensa mayoría de los argentinos, aguantar a un mal presidente es respetar las instituciones.

Haciendo eso, no sólo lograron que se le tema al gobierno, sino que el ciudadano desconozca que las instituciones mismas tienen las herramientas para depurar pésimos o tiránicos gobiernos, como lo son el Juicio Político. A base de asustar con la idea de caos, se aseguran que nadie pida el Juicio Político por miedo a una acefalía en el gobierno qe lleve a otra hecatombe como lo fue la de principios de siglo.

Mi conclusión: El problema e exactamente no conocer las instituciones y sus herramientas, y creer que aguantar a un par de delincuentes solamente porque se los votó de forma bastante oscura, es precisamente lo contrario de lo que suponen que están haciendo.

Para cerrar, un recordatorio:

«The tree of Liberty must be refreshed from time to time, with the blood of Patriots and Tyrants.» Thomas Jefferson

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here