Sociopolítica

América Latina: Las Democracia Inciertas

 

General Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios, Libertador de América.

 

Belisario Rodríguez Garibaldo

Jurista, Periodista, Sociólogo, Analista Político, Profesor y Escritor

E-mail: [email protected]

Web: http://www.pa/secciones/escritores/rodriguez_belisario.html

 

Nuestro sub-continente vive tiempos cruciales. A finales de los años 80, terminan las ultimas dictaduras militares del continente, se van estrenando a las nuevas democracias, los pueblos tiene esperanza de ver resolver sus problemas sociales. Sin embargo la corrupción política, así como la falta de respuesta sensitiva a las necesidades del pueblo, sumado a una crisis estructural económica y social, llevan a nuestros países a males endémicos, de un laberinto de problemas políticos, sociales y económicos que no son de fácil resolución, aun con voluntad política del gobernante, pues nuestros Estados están diseñados desde la época colonial para la prevalecía de unos pocos (oligarquía), convirtiendo al Estado en lo que el escritor norteamericano Noam Chomsky denomina ‘permanente administración de estados de crisis’, apaga fuegos permanente de problemas sociales, mediante reactivos paliativos pasajeros que no resuelven el problema estructural de nuestras naciones.

 

En aras de justicia social es que los pueblos se organizan, surge una sociedad civil y  movimientos sociales que han de aumentar su demanda a la clase política dirigente. Empero detrás de estos movimientos sociales, aupados están las tradicionales izquierdas populistas que emergen de salvadoras del pueblo, en otros casos surgen políticos emergentes no tradicionales provenientes de la sociedad civil o el sector privado que apuntalan a la esperanza de un cambio. En las sombras hay un silencioso ruido de sables en los cuarteles, algunos círculos de militares y policías, desde una óptica populista como en Venezuela, Ecuador y Perú, esperan su momento de volver al viejo caudillismo militar de otra época, emergiendo como salvadores de la patria.

 

Las crisis sociales, políticas y económicas, aunada con la desesperación de los pueblos, les hacen prisioneros de los cantos de sirena de los falsos profetas políticos, que prometen un cambio, preparando el camino para reeditar viejas tiranías y corruptelas infinitas, del cual seguro que no lograran la resolución definitiva de nuestros problemas sociales y económicos,  mas contribuyendo a incrementar a nuestros laberínticos problemas estructurales. Es mas de lo mismo, pero nuestras democracias aun inmaduras, con el clientelismo político electoral, el caudillismo político, la corrupción endémica y el autoritarismo secular, emergen nuevamente a los antiguos fantasmas de la guerra fría, derecha contra izquierda, en virtud de la manifiesta debilidad de nuestras instituciones republicanas, en consecuencia a la inmadurez y falta de cultura política de nuestros ciudadanos, que en medio de sus desencantos por la clase política, terminar abriendo mediante sus votos y apoyos a la caja de Pandora del populismo de izquierda y derecha, Chávez’s y Fujimori’s, que amenaza con desvertebrar a los incipientes procesos democráticos.

 

Solución, en mi humilde opinión, solo cuando nuestros pueblos alcancen el desarrollo económico y social, se consolidaran entonces a las instituciones políticas y a la democracia, tal como ocurrió en Europa después de finalizar la segunda guerra mundial, pues estos pueblos maduraron con las guerras, después de la tiranías fascistas y comunistas, encontrando un punto medio en la democracia pacifica en donde todas las fuerzas políticas puedan expresarse libremente y dirimir sus diferencias en el parlamento mediante el voto ciudadano, además que el Plan Marshall de ayuda económica norteamericana, contribuyo bien administrado a promover el desarrollo económico, con instituciones fuertes y equidad social. Nosotros pudimos seguir un camino parecido con la Alianza para el Progreso de Kennedy, pero la corrupción política convirtió a la ayuda en botín de nuestros corruptos gobernantes. En todo caso nos cuesta aprender de otros pueblos y naciones que pasaron por iguales etapas, queremos aprender por nuestra propia forma, pues nadie aprende de cabeza ajena, editando nuevas formas de tiranías y corruptelas históricas, hasta que alcancemos a la plena madurez institucional y social de Republicas funcionales, una vez encontremos el camino del método mejor hacia el desarrollo económico, que es el que a la larga produce una estabilidad política y social.  

 

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario