Economía

El desarrollo económico de la India: Construyendo la casa por el tejado (II)

1. Eliminar la corrupción administrativa

La corrupción en todos los organismos públicos es la norma en la rutina diaria de la India. Cualquier ciudadano en la obligación de acudir a una oficina pública a resolver cualquier gestión será requerido por el oficial para ofrecerle “agua o té”, una manera eufemística y claramente extendida de solicitar un dinero adicional y extraoficial a cambio de la gestión. Evidentemente, el ciudadano está en su derecho de no entregar este soborno, pero como consecuencia de su rectitud moral recibirá un retraso de meses en su gestión.

Como es evidente, este tipo de corrupción impide que todos los ciudadanos de la India tengan las mismas oportunidades, ya que provoca que solo las clases adineradas vean resueltas sus licencias, sus contratos y sus negocios públicos en tiempos eficientes, mientras que el resto de ciudadanos, los que no pueden satisfacer la demanda de “agua o té”, quedan abocados a la espera sin fin.

La corrupción administrativa en la India es prácticamente una institución y nadie niega su existencia, por lo que su erradicación es una labor harto complicada y con un horizonte de cumplimiento a muy largo plazo, sin embargo, el gobierno indio debe centrar sus esfuerzos en conseguir un funcionamiento honesto de las administraciones públicas, sin el cuál, el país no se puede plantear llegar a ser considerado como una potencia económica internacional a todos los efectos.

2. Mejorar la educación primaria y secundaria

La India es una potencia educativa, o, al menos, los estudiantes indios destacan en las principales universidades internacionales (especialmente anglosajonas), gracias a su tremenda capacidad de trabajo y a la facilidad de adaptación, tanto física como mental, que aporta el haber nacido en un país tan complejo y tan dispar como la India.

Sin embargo, la educación primaria y secundaria no alcanza, ni de lejos, estos niveles de excelencia, con aulas superpobladas (con hasta 70-80 alumnos), y profesores no siempre bien preparados.

De todos es sabido que la educación superior o universitaria reporta beneficios, de manera principal, al individuo que recibe esa educación, mientras que la educación primaria y secundaria reporta beneficios, de manera principal, a la sociedad en la que reside el individuo que la recibe.

Y la sociedad india, en general, adolece de esta educación primaria. El nivel cívico, ético y de respeto a las normas no es el adecuado, por lo que la sociedad no puede crecer al mismo ritmo que la economía.

Por ello, el gobierno indio debe plantearse, de manera inmediata, un programa educativo de envergadura que consiga proporcionar una educación primaria de calidad a todos los niños indios, ya que ello revertirá en una sociedad más estructurada y en un colchón de defensa ante situaciones económicas menos alcistas que la actual.

(para ser finalizado)

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario