Vuelta

0
60

Sin duda ha sido una mañana fría, han comenzado las rebajas supongo que se habrán formado grandes tumultos a las puertas de los grandes almacenes, entre la gente que busca chollos y la que quiere la devolución de algún regalo, navideño que no satisfizo sus expectativas.

Aunque seguro que hoy había otra gente que tenía que hacer cola en otro lugar menos agradable , las oficinas del instituto nacional de empleo ,esas oficinas que según para que asuntos te atienden de 9 a 12 de la mañana te dan un numero esperas y después vas de mesa en mesa siguiendo escrupulosamente un procedimiento por el cual pasas a ser un numero mas ,un demandante de un puesto de trabajo o un ser que de vez en cuando tiene la obligación de ir por allí a preguntar algo así como ¿Tienen ustedes algo para mí?.

Allí toman nota de lo que sabes hacer y pasas a un registro, que debe ser enorme en espera de que te llamen con algo que se ajuste a lo que los técnicos llaman perfil.

Me imagino que como en toda cola larga se entablaran conversaciones para matar el tiempo e incluso los más despiertos harán amistades.

La mañana de hoy habrá sido dura diferente e incómoda para los afectados por los expedientes de regulación de empleo tan de boga en estos tiempos, seguro que muchos de ellos a partir de hoy empiezan a visitar las páginas de internet de empresas de trabajo temporal y vuelven a aquella rutina olvidada de actualizar el currículo ,pedir referencias aquí y allá y tratar de encontrar de nuevo su lugar en el mundo para ellos esta cuesta de enero no será una cuesta normal ,sino una lucha dura contra su nueva situación.

Habrán probado el amargo sabor del día incierto presos de la temida frase “Nos quedamos con sus datos, le llamaremos no se preocupe”.

La búsqueda será intensa pero seguro dará su futro, mientras la crisis sigue su curso y todo a su alrededor sigue su curso pero verán el mundo con otros ojos.

Mientras en otro lugar otra muchedumbre se forma, son los griposos y luchan contra ese virus intestinal que invade la ciudad y esperan su turno para el médico, que se ve desbordado por un montón de casos iguales.

Hoy es siete de enero y volvemos a la cruda realidad…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here