Sociopolítica

Ratas, sanguijuelas y otros parásitos

Me armé de valor (se necesita mucho para oír las soporíferas disertaciones políticas) y estuve oyendo al nefasto Zapatero y al resto de nefastos políticos (“a todos debemos agradecer la situación de empobrecimiento actual”) que intervinieron en la última comparecencia, a ese Parlamento que dice representarnos (“sin que los que lo padecemos notemos mucho ello”) y fue de bochorno; puesto que la realidad es que empezaron a “tirarse piedras”, los unos a los otros; y la sensación que me dieron, es que nadie sabe como “coger al toro por los cuernos”… ese toro hipotético, pero que realmente está “empitonando” cada vez a más españoles; se dice que seis millares al día y que en total ya suman casi, o más de cuatro millones.

“La oposición en bloque acorraló ayer a Zapatero en el Congreso. Incluso los grupos que le apoyaron sus cuentas para 2009 –PNV y BNG- lo dejaron solo. La situación es tan grave, que nadie quiere acercarse al Gobierno, no vaya a ser que se quemen con él” (Paloma Cervilla en ABC 11-02-2009)

Magnífico resumen de una inteligente periodista para contar la terrible odisea que padece y sigue sufriendo esta desamparada España, siempre en manos de inútiles gobernantes, que sólo piensan en su ombligo, su panza y su bolsillo; y que agotados los grandes manantiales que tuvimos de bienestar palpable y tangible, ahora se escurren como pueden, puesto que la realidad es a mi entender… es que no saben qué hacer y qué medidas tomar; o que las que debieran tomar, no se atreven a legislarlas. Prueba de ello es que desde el propio Banco de España se han pedido medidas drásticas; y de inmediato los subvencionados sindicatos obreros, gracias a nuestros impuestos… han pedido la cabeza del director del banco estatal. Igualmente los empresarios catalanes y en pleno; han pedido realizaciones drásticas y que creen son las únicas a tomar… indicando igualmente el que se dejen ya de marear la perdiz, o de discusiones bizantinas que más que para ganar tiempo… sirven para lo que les sirvieron a los turcos, que como es sabido, se cargaron al Imperio Bizantino.

Lo que es de risa sarcástica, es ver como todos los que han arropado al nefasto Zapatero, para que gobierne y para ello, le han sacado dinero en cantidades industriales (no hay otro móvil en política y mucho menos en la denominada regionalista o separatista)… ahora lo dejan solo, por cuanto ya ven claro que… poco le van a poder sacar en el futuro y es claro… “toman medidas para posicionarse para vender sus votos a otros posibles compradores y que se los paguen bien, pues reitero, es su meta y fin”; al propio tiempo que eternizarse en los sillones… o sea que lo que criticaron a Franco, estos lo están igualando y muchos ya hay que lo han superado y siguen en la poltrona.

Por todo ello y mientras veía el triste espectáculo, me acordé de las ratas, de las sanguijuelas y de los parásitos de los mamíferos. Las primeras huelen antes que el propio capitán y la marinería, que el barco se va a hundir y de inmediato huyen y se arrojan al mar, antes de ser arrastradas a los fondos marinos y encerradas en las bodegas del barco que se va a hundir; las segundas sabido es que cuando no tienen sangre para chupar, se desprenden del cuerpo en que la succionan y buscan otro; y los terceros, igualmente es sabido que cuando el cuerpo muere, instantáneamente los parásitos lo abandonan para buscar otro cuerpo que los siga alimentando.

No recuerdo que ninguno, ninguno, ninguno… hablase o gritase, lo que debiera ser lógico… ¡¡Elecciones generales ya!! Por lo visto y es lo que me temo… es que el asunto está ya tan mal, que el Gobierno no lo quiere ni la nefasta oposición, puesto que así vive mucho mejor y más tranquila; al fin y al cabo… también viven del dinero público… “y lo otro pues cuanto más tarde en llegar mejor”.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario