Economía

Propuestas para combatir el desempleo

Las cifras de desempleo son realmente desalentadoras, situándose al terminar este pasado mes de febrero en 3.481.859 y con claras perspectivas de seguir incrementándose en el futuro (ya hasta el Gobierno reconoce la posibilidad de los cuatro millones de parados), en un horizonte temporal que se puede alargar hasta mediados del año 2010.

Ante esta perspectiva caben tres opciones de actuación: echar la culpa a otros, intentar analizar las causas de la situación, o trabajar en posibles soluciones.

Pues bien, como no me gusta echar la culpa de nada a nadie, y como las causas ya las he tratado en anteriores artículos, ahora es el momento de ofrecer posibles soluciones para el desempleo:

1. Formación a los desempleados: La formación es tan necesaria para el trabajador en activo como inexistente en España. Durante los últimos años las Administraciones Públicas, las empresas y los propios trabajadores han estado contemplándose el ombligo y alegrándose de haberse conocido olvidándose de seguir formándose.

Aquello ya no tiene solución, pero sí que se puede iniciar una campaña a nivel nacional de formación a las personas desempleadas. Obligar, por ley, a todas los ciudadanos que se encuentran registrados en las oficinas del INEM a realizar cursos de formación que les permitan complementar sus cualificaciones profesionales.

Esta medida tendría dos consecuencias. A corto plazo generaría una creciente demanda de formación que crearía empleo en el sector docencia, mientras que a medio-largo plazo permitiría a los desempleados ampliar el abanico de trabajos a los que podrían optar.

2. Utilización eficiente del subsidio de desempleo: Es evidente que el subsidio de desempleo es un gasto para las arcas públicas, pero, como todos los gastos, puede convertirse en una inversión eficiente a poco que se gestione de manera adecuada.

Bastaría con realizar una deducción en las cotizaciones a la Seguridad Social a cargo de la empresa en caso de que contratara a una persona desempleada, similar al subsidio que el Gobierno tendría que pagar a esta persona si siguiera sin empleo. De esta manera, las empresas tendrían un claro incentivo para contratar a nuevos trabajadores.

3. Líneas de crédito a empresas solventes: Las entidades financieras españolas han cerrado el grifo a la economía, éso es un hecho, sin importarles las garantías que el Gobierno les ha facilitado.

Ante este inmovilismo por parte de las entidades de crédito el Gobierno no puede seguir a la expectativa, y debe tomar “el toro por los cuernos”. Debe utilizar el ICO para la concesión de líneas de crédito a empresas solventes, facilitando así la dinamización de la economía.

4. Mejora de la eficiencia de la carga impositiva: Las rentas medias-bajas son las que generan un mayor consumo en una sociedad, en contraposición a las rentas altas que genera un mayor ahorro. Lo que necesita la economía española en estos momentos es una agilización del consumo, por lo que habrá que reducir la carga impositiva a las rentas medias-bajas, incrementándosela a las rentas altas, como compensación. De esta forma el consumo se recuperará.

Cuatro medidas que no son más que cuatro gotas en un océano de posibilidades que no están siendo exploradas por nuestro Gobierno, el cuál está petrificado por la situación y sin ninguna capacidad de reacción efectiva.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario