Sociopolítica

¿LO MISMO, O PEOR QUE CON FRANCO?

Ahora nos enteramos de muchas cosas (nunca de todo) y es cierto que con Franco, sólo sabíamos lo que dejaba publicar sus gobiernos, pero ahora que se puede “desempolvar todo” (y sólo se han preocupado de una parte de los muertos) sería curioso establecer comparaciones; puesto que antes y como ahora, los que dicen representar a los trabajadores (igual ocurre con los que dicen representar a los empresarios) están sujetos por la mejor de las cadenas, que no es otra que el dinero… con dinero se tapa todo y se domestica a casi todo el mundo.

Veamos el  por qué de este preámbulo tan contundente y que lo motiva la noticia publicada en prensa española que copio a continuación: Los sindicatos, los “bien pagaos”: Las colas de parados ya son interminables. Y los sindicatos callan. ¿Por qué? Quizá tenga algo que ver los 437 millones de euros que se embolsaron la Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CC OO) en el último año. Dinero procedente de los trabajadores e, incluso, de los parados que se agolpan a las puertas del Inem.  Con estas cuentas y puesto que, como reconocen incluso desde el seno de UGT, “las aportaciones de los afiliados no dan ni para pagar la luz”, no es de extrañar que los sindicatos guarden silencio ante la actual crisis económica y no hayan salido a ejercer la que es su principal labor, y por la que perciben 15 millones de euros del ministerio de Corbacho: la defensa de los trabajadores, según informa Lanacion.es; (20.02.09: Periodista Digital)“.

No se han publicado datos (que yo sepa) sobre lo que reciben las denominadas organizaciones empresariales, pero las que igualmente viven y viven bien, por las transferencias que deben estar recibiendo del dinero público, directa o indirectamente; puesto que igualmente y con las cuotas que reciban de sus asociados, no tienen ni para pipas; pero eso sí… de cara a las apariencias, sobre todo internacionalmente, hay que mostrar que España es una nación pujante, bien organizada y con sectores “independientes” que velan por los intereses de sus representados… ¡Ay que risa!

También tenemos la arcaica organización (que creo viene desde el siglo XIX) y que se  conoce como “las cámaras de comercio, industria y navegación”; que nada menos se sostienen por “bemoles”… o sea por cuanto una ley totalmente arbitraria, obliga a pagar un porcentaje de las ganancias (si hay pérdidas no te devuelven nada) de cualquier tipo de empresa y que controle la Hacienda Pública; que para mayor vergüenza (la pagamos el contribuyente) se dedica igualmente a cobrar a tales fósiles vivientes y si no pagas, te embargan hasta “la mesilla de noche”. Y deben ser cantidades enormemente fabulosas y que se consumen en su mayor parte, en un aparato burocrático donde es abundante el nepotismo y poco de ese gran monto total, revierte en beneficio de quienes los sostienen. Tampoco se han caracterizado nunca por enarbolar banderas en defensa de la industria y el comercio, con la contundencia que debieran prestar a quienes al fin y al cabo, las hemos mantenido.

Y como  ya soy viejo  y conocí aquellas organizaciones “verticales y franquistas” y luego he conocido, estas otras “verticalidades camufladas”; hablo con el conocimiento que me permite comprobar que como en el célebre dicho de “Lampedusa”… “cambiemos algo para  que en realidad no cambie nada”; lo demuestra esa realidad que nos ha ido aplastando hasta la ruina total, puesto que lo que es indudable es que hoy España mantiene, muchísimos más parásitos que en la tan criticada época de Franco; el que en lo de gastos administrativos fue infinitamente más económico que los de ahora. Otro día que me apetezca, les comentaré lo que nada menos que Cicerón, manifestó sobre los parásitos de Roma… verán como se podría decir hoy mismo… ¡Y han transcurrido más de dos mil  años!

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario