Sociopolítica

UN GOBIERNO IRRESPONSABLE EN DEMASÍA

Un Estado no es  otra cosa que una inmensa comunidad de bienes y que su porvenir dependerá siempre de que esos bienes sean bien o  mal administrados. Decir a estas alturas que España ha sido mal administrada, es cosa de risa, pero de risa sarcástica y con los dientes enclavijados por la impotencia; puesto que es no de bochorno, sino de “juzgado popular” (los denominados legales ya estamos viendo para lo que sirven y las barrabasadas que hacen o dejan de hacer) pues los otros y junto con los políticos, son las dos clases más desprestigiadas hoy en España; y lo dicen todas las encuestas que se han publicado tocando estos temas. Pero como los juzgados del pueblo no sirven para otra cosa que para el pataleo, pues en ello estamos, pataleando indefensos ante tanto desastre como estos inútiles acumulan, haciéndolo incluso en épocas de recesión galopante y que repercute igualmente en la recaudación de impuestos.

Pero ya digo; si lo oficial o estatal marchase sobre la lógica de la familia; al igual que millones de familias ya llevan años apretándose el cinturón  y suprimiendo todo lo que de lujos o gastos prescindibles pueden; los políticos debieran haber hecho lo mismo, simplemente dando ejemplo. Pero estos inútiles y manirrotos siguen malgastando un dinero que ya no tienen. Y digo no tienen por cuanto la deuda pública avanza a tan gran velocidad, que terminará en convertir al antes rico Estado Español, en un miserable tramposo y que no podrá pagar la deuda en muchísimas décadas; por lo que será despreciado y arrinconado como tal..

Conviene pues saber lo que siguen haciendo estos  gobernantes parásitos y para ello, mejor entresacar datos publicados en prensa española y muy recientemente.

“Suma y sigue. El número de altos cargos al servicio de la Administración General del Estado continúa desafiando a la crisis económica y crece a buen ritmo. Hasta el punto de que en 2009 su número asciende ya a 547, es decir, 19 más que un año antes. O 30 más si la comparación se hace con los que había en 2007. O 43 más si se tiene en cuenta los existentes en 2006. Eso quiere decir que en apenas un trienio el número de altos cargos ha crecido un 8,5%. Crece el número, pero también, lógicamente, su coste para el erario público. Los datos de la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) muestran que la partida destinada a pagar a los funcionarios de más alto rango (de director general para arriba) creció un 5,1% en 2008, lo que supone más de tres veces lo que aumentó el IPC (1,4%”).

Lo arriba entresacado, sólo afecto al aparato estatal del gobierno central… ¿qué sumará todo lo de las autonomías, diputaciones y ayuntamientos? Dejemos volar la imaginación; seguro que nos quedaremos cortos.

Mientras, usted que lee estos comentarios, quizá ya ni puede pagar la hipoteca; pese a que lleva años sin disfrutar unos días de vacaciones; ha tenido que reducir todos los gastos inimaginables en ropa, calzado, y muchas más cosas… incluso en lo más necesario de la cesta de la compra y para el hogar, tiene que hacer más números que Pitágoras, para dignamente poder salir a la calle… no hablemos de esas otras familias donde ya para poder vivir tienen que ir a los comedores de caridad, para poder comer caliente una vez al día.

Pero como si no pasara nada, nuestra “nube” (son como la langosta) de políticos, salen y dan sus discursos al aire, sin querer saber que ya ni les escuchamos y que salvo los de su cuerda  y que comen sobre la base de esa militancia… a los demás no nos interesa esta basura de política, que nos va a dejar de similar forma a como España estaba cuando Franco trató con los USA las bases en España y que fue en 1953. Hasta poco antes, España tuvo cartillas de racionamiento… yo aún guardo la mía. ¡¡Con lo que costó salir de aquellas miserias y convertir a España en una de las diez más desarrolladas del mundo!! ¿Qué nos pueden presentar estos tras siete lustros de malas administraciones? A la vista está la cruda realidad de hoy… que aún no es la  final, pues seguimos cayendo en cascada y vamos hacia la catarata final.

Pese a todo ello y desde el rey para abajo, cada cual se irá en sus habituales vacaciones, a disfrutar sin escrúpulo alguno, mientras millones de españoles, van a quedar… imagínese como van a quedar… que cada cual piense en su caso particular.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario