Sociopolítica

Aborto y preservativos

EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

                

     En la reciente visita que el Papa ha efectuado a dos países africanos, de todo lo que ha hablado lo que más me ha llamado la atención ha sido lo que ha dicho sobre la utilización del preservativo. El sumo pontífice dijo que el uso del preservativo favorecía la expansión del sida. Entre otras cosas estas palabras del sucesor de san Pedro ponen de manifiesto que es consciente de la mala situación de pobreza por la que atraviesan la inmensa mayoría de los países africanos lo que posiblemente le haya llevado a pensar que se está haciendo un mal uso del preservativo y que es muy posible que la misma pobreza haga que a los preservativos, después de usarlos por primera vez, se les de la vuelta para volver a ser utilizados y así una y otra vez. Acertada deducción la del huésped del Vaticano.

       Últimamente la Iglesia Católica está muy activa en todo lo concerniente al aborto, a mi me da la impresión de que los obispos españoles han emprendido una persecución de todas las mujeres que aborten para excomulgarlas y meterlas en la cárcel. Lo del niño y el lince podría ser un buen título para un cuento infantil. Recientemente el Papa ha pedido a las mujeres que sean “obedientes”, al obispo de Orihuela-Alicante les pidió “mayor paciencia y espíritu de sacrificio”. Así que a parir y a callar.

     Yo tengo algunos años y no quisiera abandonar este mundo sin que alguien me aclarara como lo hacen, me refiero al uso del matrimonio, -por cierto me acuerdo de aquel señor que fue al médico y después de ser diagnosticado le preguntó al galeno: ¿Puedo hacer uso del matrimonio? a lo que el doctor le respondió: No se, depende de para lo que usted piense utilizarlo- los matrimonios católicos que están en contra del aborto y de los métodos anticonceptivos y que tienen pocos hijos. ¿Practican eso que se conoce como “la marcha atrás”? ¿Fornican el mínimo indispensable para tener pocos hijos? ¿O la mujer antes de realizar el acto sexual reza aquello de: “Virgencita que me quede como estoy”? Por que algo tendrán que hacer, digo yo, para disfrutar del sexo y tener pocos hijos, por que la “marcha atrás” no es un disfrute, dicen que te deja los riñones bastante fastidiados, aparte de ocasionar una frustración  que puede llevar a la pareja al distanciamiento sexual y afectivo. Me gustaría que alguien me aclarara como lo hacen para disfrutar sexualmente esos santos matrimonios. A lo mejor se echan en la cama y solamente cantan, hasta quedar dormidos,  los gozos a san Pascual Bailón, mi santo, por cierto un santo al que no se le hace justicia ya que por su apellido debería haber sido proclamado, desde hace bastante tiempo, como el patrón de las discotecas.

                                            

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario