Tu perfume embriagador (La cumbre del G20 en Londres)

2
105

barrak20obama

Estoy sintiendo tu perfume embriagador, y tus palabras susurrar a media voz, y me rindo a tus encantos, y dejo que guíes mis actos, que gobiernes mi mente y que me saques de esta crisis en la que tú, nadie más que tú, me metiste.

Obama aterriza en Europa como el líder carismático y de unidad que logrará unificar el pensamiento de los países más importantes del mundo, desde un punto de vista económico, los que conforman el G20 más España, o al menos eso es lo que se espera de esta cumbre que se celebra mañana.

Todos los dirigentes que asisten a la cumbre tienen más o menos claras las causas de la crisis, y entienden las posibles soluciones y las consecuencias que éstas conllevarían, pero cada uno tiene su metodología de implementación, y ahí radica la complejidad de obtener una salida conjunta a la crisis.

Estados Unidos ha optado claramente por el proteccionismo y por la inyección de dinero público sin miramientos, mientras que Francia y Alemania optan por una posición algo más conservadora, apostando por la regulación de los mercados financieros y por el apoyo al libre comercio, pero sin la inyección de más dinero público del que ya han invertido.

¿España? Pues ni siente ni padece, se siente tan feliz de haber sido invitada a la cumbre que no querrá enfadar a nadie y se dedicará a dar la razón a todo el que proponga cualquier medida, sin realizar un análisis crítico. Hasta el domingo, el único concepto económico que iba a defender Zapatero era la solidez del sistema financiero español, pero después de lo de Caja Castilla La Mancha, es posible que se eche atrás y se limite a no decir nada.

Por tanto, no cabe otra más que ser pesimistas sobre una cumbre en la que no se va a llegar a ningún acuerdo concreto, sino que, como viene siendo habitual, se adornarán las conclusiones con mucha retórica para festejar un éxito fingido, y se olvidarán los 20 millones de euros que esta cumbre va a costar, y no se avanzará en la colocación de la primera piedra de la recuperación, como sería la constitución de un organismo de control financiero supranacional e independiente, que controle los mercados financieros sin ninguna dependencia política.

Por cierto, si alguien entiende como comparativa la reseña cinéfila de este artículo, que no dude que ésa, y no otra, era mi intención.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here