Economía

Normas ¿para todos?

En todas las empresas hay unas normas y procedimientos de cómo se deben hacer las cosas para que todos los miembros que conforman la compañía lo tengan claro y actúen de la misma forma. Esto hace que la convivencia sea  correcta y todo el mundo tenga claro lo que se puede y lo que no se puede hacer en sus empresas. Cuanta más información se tenga mejor. abusos-2

Esto está muy claro de forma teórica aunque en la práctica no resulta ser así haciendo que determinadas normas y procedimientos no se respeten y se conviertan en un auténtico “cachondeo” porque cada cual hace lo que quiere, independientemente de lo que esté establecido.

También está claro que dentro de las organizaciones tiene que haber un departamento encargado de controlar y hacer cumplir las normas y procedimientos a todo el mundo, independientemente del puesto que se ocupe. Otra quimera teórica que queda muy bien. Normalmente esta responsabilidad suele caer en manos del departamento de personal; en otras empresas es el departamento de controlling. Esto tiene que venir avalado y apoyado por la cúpula directiva para evitar que determinadas personas hagan lo que quieran.

Bueno parece que hasta aquí ha quedado todo claro pero claro vamos a poner unos cuantos ejemplos. Imaginemos que en una gran multinacional los reglas de vestimenta para ir a trabajar son bastantes rigurosas tanto para los hombres (traje o pantalón y camisa de vestir) y para las mujeres (traje de falda o pantalón de vestir y camisas o camisetas acordes para trabajar con especificaciones concretas en cada empresa). Podrán parecer bien o mal, sin embargo, se deben cumplir porque así se ha indicado al comenzar a trabajar en esa empresa. Una vez que se haya cogido el habito, no supondrá problema alguno. Sin embargo, imaginaros lo siguiente ¿qué pasa si un jefe acude en vaqueros y camiseta a trabajar? O por el contrario ¿la manager va con un top ajustado y con una minifalda?

La respuesta está clara: están incumpliendo las normas de la compañía y habrá que hacérselo saber para que las respeten. De no hacerlo, estarán dando pié a que otros puedan actuar de la misma forma. Si las normas no se respetan, pierden rigor y vigor. Y ¡ojo! No estoy justificando la necesidad de cumplir con un código de vestimenta rígido. Simplemente, quiero recalcar que habrá que respetar las reglas que haya puesto la empresa.

Voy a continuar con más ejemplos. Imaginemos que en una empresa esta prohibido fumar en cualquier área de sus instalaciones. Al menos, es lo que marca la normativa vigente. Es una lata tener que salir a la calle porque en invierno hace mucho frío y en verano bastante calor. Pero en la empresa, hay un directivo que fuma en su despacho porque no va a bajar él a la calle. La Vox populi se encargará de que se sepa que “fulanito” fuma en la oficina. Además, el humo y olor, también lo delatarán. Este tipo de actuación, se podrá repetir entre el resto de la plantilla, que aunque lo hagan a escondidas dentro de las instalaciones, tendrán justificación alegando que a otros se les permite.

Y yo me pregunto: ¿No debería ser lo mismo para el directivo que para el trabajador? Si hay alguien que incumple las normas ¿porque deben el resto hacer lo contrario?

Los primeros que deben dar ejemplo son los máximos responsables de las empresas y de los equipos y que los demás vean que las reglas tienen un sentido claro. De lo contrario pierden el sentido y respeto que tienen.

Sigamos con los casos prácticos. Cada vez son más las compañías implantadas en polígonos industriales. Esto conlleva que se lleve un horario continuo haciendo que los trabajadores se queden a comer en la empresa. Se suelen habilitar salas para poder quedarse a comer o los trabajadores van a comer a algún restaurante cercano este subvencionado o no por las compañías.  Vamos a pensar en la empresa X que con el horario que llevan tienen una hora para comer y así cumplir con el horario que corresponde. Muchos directivos, tengan compromisos que lo justifiquen o no, comen en bastantes ocasiones en mucho más de una hora e incluso se van a su hora de salida rigurosa y luego, al resto de los trabajadores, se les va exigiendo por su parte mayor involucración y compromiso con las compañías. Mi abuela solía soltar muchos refranes y este es uno claro: “consejos doy pero para mi no los tengo”. abusos-3

Como se va a concienciar así la gente si, dependiendo del puesto que uno ocupe tiene derecho a saltarse las normas sin tener que dar ninguna explicación. Siempre teniendo en cuenta que habrá que ser más flexibles cuando en función de la agenda tengan viajes o reuniones que les exijan estar muchas más horas de las estipuladas trabajando y fuera de sus casas aunque este tampoco tiene que ser abusivo porque también tienen mayores recompensas que el resto de los trabajadores por las posiciones que ocupan.

Muchos empresarios, además, justifican en más de una ocasión estas excepciones a la norma, intentando darles una explicación lógica cuando no la tienen nunca. Las normas están para todos. Usando el lenguaje legal, el desconocimiento de las mismas no exime de su cumplimiento. Todas las normas estarán recogidas en algún manual que delimite qué es lo que quiere la empresa.

Si las normas son flexibles o relajadas, lo son para todos los trabajadores sin excepción. Los departamentos encargados de hacerlas cumplir poco o nada pueden hacer para concienciar a los trabajadores para que acaten las normas cuando todos los días están viendo con sus propios ojos incumplimientos de las mismas por parte de otras personas. Muchas personas dicen “¿cómo le vas a decir al jefe que está incumpliendo una norma?” Pues diciéndoselo y si es como tiene que ser, reconocerá su error y acatará la norma. De no hacerlo, lo más lógico sería que eliminara esa norma para que todos puedan hacer lo mismo que él.

El problema principal radica en que a los jefes se les ve en un plano superior y “cualquiera les dice nada” porque se arriesga a salir malparado. Están en ese nivel porque ellos quieren y se les permite porque un jefe o responsable es un trabajador más que se debe regir por las normas de la compañía y esto es lo que debe valer. ¿Cumplen en vuestras compañías todas las personas las normas?

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario