Economía

EE. UU.: LOS EXCESIVOS GASTOS EN APARATO MILITAR

La carrera armamentista que sostuvieron los dos bloques (USA y URSS) terminó por cargarse la economía de la entonces muy poderosa fuerza comunista internacional; con ello quedaron en la miseria todos aquellos países o mejor dicho los  pueblos de aquellos países (“los dirigentes, siempre saben robar lo  suficiente para seguir dándose la vida padre”) y fue debido a ello, como acabó el sistema comunista, puesto que se lo gastaron todo en armas y todo lo demás se olvidó; lo de que “el comunismo iba a renovar al mundo y eliminar las malditas clases, fue una mentira más y que ha provocado, no ríos,  sino mares de sangre”.

Pero Rusia mantuvo todo su arsenal  y por cuanto se ve, lo sigue manteniendo  e incluso fomentando, puesto que ya hay “amenazas” y se vuelve a lo de siempre; o sea que (me temo) ha empezado de nuevo aquella calamitosa guerra suicida, de ser el mayor y mejor pertrechado ejército del mundo… “y toda esa chatarra pese a su enorme costo; es chatarra inservible, salvo para destruir aún más a este ya bastante destruido y contaminado planeta”. Y digo y afirmo lo de chatarra, por cuanto “un modelo” de lo que sea, en breve espacio de tiempo queda anticuado   y tienen que iniciar otro enorme gasto para conseguir “otro cacharro”, mejor y más potente que el que ya tiene el potencial enemigo… Los modelos anticuados (“aunque sean modernísimos”) ya los venden a otros países, gobernados por indeseables (muchos de ellos) y que necesitando más alimentos y todo tipo de productos necesarios; se gastan lo que tienen o se endeudan “hasta la eternidad”, para comprar esas armas, que no son para otra cosa que para dominar mucho mejor a sus ya esclavizados pueblos… los sobornos a gran escala, deben ser de los que haría vomitar a cualquiera medianamente sensible, pero eso no importa… “el dinero envuelto en sangre humana, sigue siendo de circulación normal y los bancos no preguntan de donde proceden esos inmensos capitales”… para ello fueron creados los paraísos fiscales y el primero de ellos, fue Suiza… en la que se depositaron; hasta cantidad de cajas,  llenas de dientes de oro  y anillos del igual vil metal… “procedentes de las inmensas carnicerías efectuadas por los nazis en la II Guerra Mundial”… pues a los cadáveres (cremados o no) se les quitaba los metales preciosos, puesto que eran dinero… “para proseguir la guerra o para el retiro de los asesinos”; o sea nada nuevo bajo el sol… de una u otra forma ello se repite desde que se escribe la historia; si bien estos hechos no se reflejan con la crudeza que debieran.

Reflexiono de tal guisa, por cuanto leo en idioma español y publicado en USA; donde la crítica suele ser “bastante democrática” (aunque tampoco sirva para mucho, viendo tal y como están de arruinados y empobrecidos la inmensa mayoría de ese pueblo)  lo que  sigue y que copio literalmente.

“Un grupo militar asesor de alto rango está advirtiendo al Presidente electo Obama que el presupuesto del Pentágono no es “sostenible”, y que debería ser reducido. Según el Boston Globe, la Junta Empresarial de Defensa (Defense Business Board) aconsejó a Obama recortar programas armamentistas caros y obsoletos y centrarse en otras prioridades. Un informe interno dice: “La actividad comercial habitual ya no es una opción”. Un reciente informe de la Oficina de Contralor del Gobierno (Government Accountability Office) encontró que los aumentos de costos en los 95 programas armamentistas más grandes del Pentágono superaron las estimaciones iniciales en aproximadamente 300 mil millones de dólares”.

Visto este aviso al nuevo mandatario, uno  no tiene por menos que pensar que el empobrecimiento del  pueblo norteamericano, en gran medida y como ocurriera en la  URSS, les ha venido por el excesivo gasto en tanta guerra, directa e indirecta como mantienen los “USA” en todo el mundo, recordemos ahora mismo a Irak y Afganistan.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario