Economía

Llueve sobre mojado (Declaraciones de Aznar sobre la flexibilización del mercado laboral)

aznar_despedido

Tras casi dos décadas escuchando las opiniones de José María Aznar, he llegado a la conclusión de que nuestras posiciones ideológicas son completamente antagónicas salvo en dos conceptos esenciales a nuestro devenir diario: nuestra pasión por el Real Madrid y nuestro convencimiento de que el mercado laboral español necesita ser flexibilizado.

De lo primero no hablaré porque ninguna argumentación racional es capaz de analizar y explicar un sentimiento, pero a lo segundo dedicaré mi artículo de hoy, aprovechándome del tirón que tienen todas las declaraciones de Aznar para volver a tratar un debate que ya traté pero que nunca está suficientemente tratado.

El mercado laboral español es completamente funcionarial, debido a su rigidez, a su falta de dinamismo y a su falta de competitividad. La economía global del siglo XXI demanda trabajadores en continua evolución, no armas de repetición que se conforman con realizar las mismas tareas durante toda su edad activa.

Y para ello es necesaria la implantación del despido libre, aunque suene muy poco políticamente correcto. Porque un despido libre no debe significar una disminución de los derechos de los trabajadores, ni una merma en las prestaciones sociales, más bien al contrario, un despido libre, acompañado de adecuados procesos de formación, supondría una evolución constante del trabajador como fuerza activa y como ser social.

Además, un despido libre generaría una mayor estabilidad laboral, al no hipotecar la producción de los empresarios a la duración de los contratos de sus trabajadores pero sí incentivar el correcto desarrollo de las obligaciones laborales de éstos, premiando a los mejores y castigando a los peores.

La flexibilización permitiría la mejora de la competitividad de nuestras empresas, con lo que podrían salir a competir en el exterior y dejaría de premiarse la presencia en el puesto de trabajo en favor del trabajo en sí.

Bien es cierto, sin embargo, que para poder llegar al correcto funcionamiento de un mercado laboral flexible no basta con una legislación que lo propicie, sino que, además, debe darse un cambio en la mentalidad de empresarios y trabajadores, los cuáles deben abandonar sus patrones arcaicos y abrazar los nuevos tiempos convencidos de sus grandes posibilidades.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario