Sociopolítica

Vándalo’s Corner

Vandalia se la chupa al Sistema (¡ya son ganas! Mejor sería al revés) y da la nota en la City. Era un gallo, y no de pecho, sino de tetas. Perdonen que utilice la jerigonza barriobajera de los vándalos, sección baturra, que el sábado pusieron el mingo de su país a la altura de los morros de los puercos que hozan en el rebosadero del albañal. Aragón no merecía esto. ¿Bombín, paraguas, traje de chaqueta cruzada color humo de Londres y exquisitos modales de gentleman educado en Eton y lady victoriana? No. Bota de vino peleón (ése que tiene Asunción), chupa de atorrante, casco de pocero, pendientes de mujer jirafa en las aletas de la nariz, tatuaje en la rabadilla, cintilla de las bragas asomando por el borde de los pepe jeans confeccionados en Camuñas de doña Gorrina -perdónenme la gracia los vecinos de la noble villa aragonesa a la que el retruécano alude- y lencería de arpillera modelo serón de burro. ¡Hale, maños! ¡Chufla, chufla, que si el Sistema no se aparta, ya lo apartaré yo a gritos de rabanera, con adoquines de Calatayud (perdónenme también los bilbilitanos), a hostia sucia y entre ventosidades de huevos al caballo y regüeldos de ternasco al chilindrón! ¿Hace una jota? Que sean dos. La Virgen del Pilar dice que no quiere ser banquera, que quiere ser capitana de la chusma antisistema. ¡No me folles en el suelo, que yo no soy del Sistema, y con esos cojonazos me llenas el culo tierra! Centón zarzuelero, popurrí de coros y danzas de Fet (idez) y de la Logse, Educación de la Ciudadanía y Descanso. ¡Yo, yo, yo, soy vandalón! ¡De Vandalia vengo, a Vandalia voy, y mi carota marrana lo va diciendo, que he nacido en Vandalia por donde voy! ¡Con diez cojones por menda, pedo en culo a toda bela! La be no es errata, sino Informe Pisa. ¿Escribirán Aragón con hache y se la quitarán al guirlache? ¿Serán haraganases los muy zánganos? ¡Guadañas afiladas, fregonas al viento! It’s a long way to Piccadilly… Los patanes estaban ya casi en el Speaker’s Corner cuando una gentil japonesa salió al balcón diciéndose: ¡cuán gritan esos malditos! Nunca lo hubiese hecho. Sashimi para la Horda. Todos, y todas, como dicen los analfapolíticos, pidieron al unísono que enseñara las tetas. ¡Qué finura! Japón, pueblo sin plebe. Vandalia, plebe sin pueblo. ¿Es posible otro mundo? En Vandalia, no. Quien siembra logses, recoge esto. Es lo que hay. Treinta y un años de Constitución, treinta y cuatro de posfranquismo. Sobraban las alforjas.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario