Sociopolítica

El Hombre de Gris – Cap.1º

ALGUIEN…

Estos días en mi cama de enfermo he tenido mucho tiempo para pensar. Desde mi ventana veía cada día pasar a la gente arriba y abajo de la calle,… unos caminan despacito…otros corriendo en busca de algo que desconozco y algunos sentados bajo las sombras de los castaños que pueblan el parque siempre a la misma hora,…siempre al atardecer, como las maticas que se colocan al sol para recibir los últimos rayos de esperanza…ilusión,…o qué se yo…, todo esto y la fiebre han hecho el resto.

Quiero encontrar al Hombre de Gris, pero a uno en concreto,…con nombre y apellidos… y saber de él, de sus deseos, sentimientos y necesidades. No es cierto que todos seamos iguales,…al verlos desde lejos podría parecer que así es… pero la realidad es que, si aislamos a uno de esos corpúsculos que vemos todos los días pasar a nuestro lado de manera indolente y prestamos atención, nos daremos cuenta de nuestro gran ERROR ¡

Así pues ya recuperado, hoy salí de mi encierro forzoso por la enfermedad y me decidí a buscarlo, si…, a buscar a ese Hombre de Gris. Había estado lloviendo y aún me sentía algo débil, pero me puse a caminar sin dirección. Las calles estaban mojadas y la gente caminaba acelerada… había tantos… tantos donde elegir… caminé y caminé sin saber dónde estaba, me paré frente al escaparate de unos grandes almacenes, miraba pero no veía,…solo tenía una idea. Entonces pude ver mi imagen reflejada en el cristal y me fijé en la gente que pasaba a mi espalda ,…no se qué tienda era ni qué vendían, solo veía la gente pasar a mi espalda,…me dí la vuelta para verlos pasar de frente y me senté allí mismo. Todos los bancos estaban libres, …estaban mojados, pero me daba igual, saqué mi naranja del bolsillo y comencé a pelarla despacio y fue entonces cuando me dí cuenta que estaba sentado a la puerta del metro, un metro que vomitaba a sus presas a intervalos regulares después de haberlos digerido,…gente que salía de las entrañas de la tierra, gente muy diferente… pero que todos habían coincido en un mismo instante y en un mismo lugar aunque después tomasen caminos diferentes. Así que esperé a la siguiente vomitona para elegir a mi Hombre de Gris.

Asomado a la barandilla miré esa boca abierta de aquel túnel como la de un prestigioso tenor que estuviera a punto de dar su nota mas alta,…la emoción crecía, pero no tuve que esperar por mucho tiempo, por que a los pocos minutos aquella boca comenzó a rugir, expulsando cientos de vidas humanas. Tuve que apartarme a un lado para no ser arroyado por la muchedumbre …y tan preocupado estaba por ello que olvidé elegir a uno. Volví a la barandilla del metro y me asomé para ver si aún quedaba alguien por salir, pero solo volví a ver aquella odiosa boca abierta.

De pronto vi una sombra y mas tarde algo gris que se movía muy despacio,…estaba lejos, pero según se acercaba pude ver su rostro por PRIMERA VEZ…¡ Lleva una gabardina gris,…va cargado con unas bolsas de comida,…seguramente compradas en algún supermercado,… camina lentamente hacia la salida del túnel y se dirige a su pequeño apartamento,… donde, seguramente vive solo… ES PERFECTO…¡

Las personas están solas en este mundo por muchas razones distintas… Le seguiré…

Capítulo 2º—>

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=r14gopVdNNg[/youtube] [youtube]http://www.youtube.com/watch?v=YY4WOlI4Njc[/youtube]

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario