Sociopolítica

Del Audi A-8 al Falcon

EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

               

     Es curioso, en las dos últimas confrontaciones electorales, elecciones gallegas, vascas y europeas, han si los vehículos de transporte que usan los políticos los que más tiempo han ocupado en los debates así como espacios en los medios de comunicación.

     Recordará usted la que se armó en Galicia con el Audi A-8 del entonces presidente de la Xunta, el socialista Emilio Pérez Touriño. El candidato del PP y hoy presidente gallego, Alberto Nuñez Feijóo, le dio “bola” al coche del presidente acusándole de despilfarro por el valor del coche, un coche blindado. Hasta tal punto fue la cosa que esto del coche le ayudó bastante al candidato de la derecha y buena parte de la victoria electoral se la debe al coche. Claro que cuando los medios de comunicación comenzaron a hacer público que dirigentes del PP también usaban esos coches allá donde gobernaban, Camps, Gallardón, Esperanza Aguirre, Rita Barberá, Carlos Fabra, el presidente de la Rioja, Pedro Sanz, y algunos cargos públicos más del PP, Nuñez Feijóo, cambió el tercio, ante las preguntas de la prensa y dijo que eso “ya forma parte del pasado”.

        Ahora, con las elecciones europeas, la cosa ha ido por la parte de los aviones, lógico ya que había que darle más empaque a la cosa tratándose de que en estos comicios intervenían los primeros espadas de cada bando y un coche era poca cosa para acusar de despilfarrador al presidente del Gobierno de España y entonces el PP fijó su atención en el avión. Pero les resultó que el gato estaba “capado” mira por donde Aznar, Rajoy, Trillo, y se habló también de Javier Arenas, los tres últimos miembros del Gobierno de Aznar, utilizaron aviones del Estado para asistir a actos del Partido Popular. Tan pillados se vieron, sobre todo Rajoy, que dijo, siendo protagonista del más espantoso de los ridículos, que el viajó en uno de esos aviones en su calidad de presidente del Consejo de Administración del Patrimonio Nacional, cargo que nunca llegó a ocupar o al menos en la fecha en que hizo este viaje no ostentaba. Después hemos sabido que algún conseller del Gobierno de Camps, utiliza el coche oficial para ir los domingos a misa y que algún otro utiliza el coche oficial, con chófer incluido, normal,  para llevar a sus nietos al colegio, o para ir a recoger paellas. Camps viajó al mitin que dio Rajoy en Alicante con su coche oficial de presidente, por cierto, el dichoso Audi A-8. Pero mire usted querido lector, salvo lo de las misas, los niños al cole y las paellas yo considero que el resto es un uso normal el que se hace de estos vehículos oficiales, y lo veo normal porque se trata de la seguridad de esos cargos públicos. Pero esto de las críticas de la oposición, ahí demuestran su talla moral y su altura de miras, no se da en ningún otro país a lo largo y ancho de este mundo. Son verdaderamente impresentables.

     Pero en fin, la máxima del PP es sacar ventaja a costa de lo que sea. Ante esto yo propongo que la próxima campaña electoral la hagan en bicicleta y que esta sea alquilada. En esto soy consciente de que Rajoy tiene ventaja ya que es aficionado al ciclismo y creo, digo yo, a montar en bicicleta. A ver si así consigue ventaja y gana de verdad, porque en estas europeas y con la que le estaba cayendo al Gobierno, su victoria ha sido más bien pírrica.

                                                          

 

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario