Sociopolítica

VACACIONES OFICIALES E IMPUESTOS

Hay un viejo dicho español, que desde tiempos lejanos define al mal administrador, al derrochador, al enchufado o parásito que vive, y vive bien a costa de los impuestos que paga el que trabaja y produce; quizá éste dicho venga desde tiempos de los “pecheros”, que mientras la nobleza estaba exenta de pagar nada, estos pecheros españoles, “pechaban con todo el gasto que producía el reino”. Ese dicho en forma de metáfora es el siguiente… “eso es como tirar con pólvora del rey”.

Pues bien, más o menos ocurre en la actualidad, puesto que mientras la mayor parte de España, que no disfruta de “esa pólvora real”, se aprieta el cinturón, carece de vacaciones, o a lo sumo con tortilla y pechugas de pollo empanadas, amén de nevera portátil y “haciendo más números que Pitágoras”… se va a la playa, o pantano más cercano a echar el día, o a lo sumo un fin de semana; los que hace nada disfrutaban de todo un mes de vacaciones, hoy la mayoría no pueden ni los quince días y se han de conformar con  una semana, etc. Y no hablemos de los que ya empobrecidos en extremo y faltos de recursos, andan mendigando pagas de subsistencia o incluso tiene que ir a los comedores del moderno… “Auxilio Social” de triste memoria de la época de Franco; que hoy no mantiene el Estado,  sino la Iglesia  y otras organizaciones.

Mientras todo esto ocurre en esta “progresista España”; los cientos de miles (puede que muchos más) de enchufados “a la pólvora del rey” (impuestos que pagamos todos); ni han renunciado a un solo céntimo de sus prebendas, ni tampoco van a renunciar ni a un minuto de sus largas vacaciones. Y ello alcanza desde al rey y familia para abajo, hasta el último asesor, o asersosillo de los infinitos que tiene la cadena inmensa de la nueva política que nos han colocado unos y otros (en esto como en tantas cosas el nombre del partido no importa, todos obran igual). Y no  hablemos de los que se apoltronan en las cómodas posaderas parlamentarias, donde las ausencias de muchos son escandalosas, puesto que están de vacaciones y cobrando, la mayor parte del año… no olvidemos que España tiene  (si más no recuerdo ahora) 17 parlamentos autonómicos, dos más en la ciudades de Ceuta y Melilla y el Senado (depósito de prebendas para escogidos) y el parlamento nacional, donde apenas parlamentan nada más que los que dirigen “la orquesta”.

Así la cosa; en el Palacio de Mallorca las cosas irán como en tiempos de vacas gordas; en el otro palacio (heredado de un musulmán, creo recordar) de una  isla canaria; el “premier” hispano y su gran séquito,  pasarán un agosto como si nada pasara y así del  primero al último… “vengan días y vengan ollas”, que aquí no pasa nada y el  que venga detrás que arree… o que se las apañe como pueda: en septiembre continuaremos con esas promesas que son eso sólo… promesas: que los “súbditos” sigan pagando sus impuestos y lo que nos falte, ya  se lo endosaremos a sus nietos o biznietos, sobre esa deuda  pública que llegue a donde llegue… ¿qué nos  importa a nosotros los que disfrutamos de la pólvora del rey?

Y por si fuera poco todo este “rosario” vaya la oración  final, que es como para felicitar  y felicitarse por tener tan… “probos servidores públicos”.

“Los magistrados del denominado Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) piden subidas de sueldos (no sé si también de otras prebendas) ya que estos altos funcionarios, sólo ganan la modesta cantidad de 6.300 euros mensuales (un millón cincuenta mil pesetas: supongo que catorce pagas al  año); pues dicen que con lo que ganan (o les pagan) “no les  llega”. (Periodista Digital 21-07-2009)… “Cosas veredes Sancho, que decía don Miguel de Cerbantes   (firmaba con b) Sa avedra (separaba las dos a en la firma) y la verdad es que aunque su Quijote no cabalga hoy, pero sigue cabalgando sobre esta insólita España nuestra de hoy… o  lo que de ella quede: Amén.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario