Sociopolítica

Garoña

LA MÁS LIMPIA FUENTE DE ENERGIA ES EL AHORRO

La decisión sobre la central nuclear de santa María de Garoña ha abierto el debate sobre las nucleares, el tabú ha caído. El Ministro Sebastián fijó la posición del Gobierno: – Nuestra apuesta no son las nucleares. Cuanto más,  no estando resuelto el problema del almacenaje de los residuos radiactivos. El ahorro energético es la principal fuente de energía:  si  llegásemos a la media de consumo europeo, nos podríamos ahorrar la energía producida por las centrales nucleares españolas y el doble más. Tal vez por una demagogia falsa del PP sobre energía barata, en España se disparó el consumo; tal vez presumiendo de un petróleo prácticamente regalado a cambio de la alianza en la guerra de Irak, lo cierto es que España consume un 20% más que  la media europea. El ahorro, pues, es necesario.  La inversión en  fuentes alternativas de energías limpias es la segunda derivada de la política energética del Gobierno y de este Ministro: -Renunciaremos, en la medida que se pueda, a la energía nuclear y la sustituiremos por la limpia, al menos mientras exista el problema de los residuos.  Lo haremos de un modo ordenado, dentro de la vida útil diseñada para la central, en torno a los 40 años. Nuestras centrales tienen una edad media de 25’8 años;  Procuraremos el consenso social y garantizaremos con  seguridad el suministro. Siempre en un modelo de economía sostenible  en lo específicamente económico y  sostenible social y medioambientalmente. Hablaba Miguel Sebastián en la Comisión de Industria, Comercio y Turismo del Congreso de los Diputados. Se examinaba la decisión del Gobierno sobre  la central nuclear de Santa María de Garoña. Por el PP, su señoría Elías, Herrera de ERC, Jorquera del  Blog, Olabarría de PNV, todos canturrearon la cantinela de la solución salomónica, porque en lugar de en 2010, el cierre de la central se pospone al 2013. El ministro Sebastián explicó la demora exponiendo con sencillez que el Gobierno busca  tiempo para encontrar lugar de almacenamiento de residuos y principalmente  trabajo alternativo para 750 familias, que ahora,  más que otras veces,  podían tenerlo dificultoso en su economía familiar. Cuanto más, contestó con claridad y contundencia a su señoría Olabarría, que ni el medio ambiente ni la salud corren peligro alguno añadido por la central nuclear. A fuer de oír interpretaciones negativas sobre “una solución salomónica”, el ministro de Industria tuvo el acierto de bendecir una solución de tal inteligencia y éticamente aleccionadora, como según la Sagrada Escritura, fue la del sabio rey Salomón. Hay quien cree que el rey mandó partir en dos el niño, que se disputaban las putativas madres: no fue así, señorías, predicó,  al filo del mediodía el Ministro Sebastián. El niño se concedió vivo a la madre, que lo prefirió para la otra,  a pesar de saberlo suyo. Lo importante para quien ama es mantener vivo al amado. Miguel Sebastián, en ese instante, arrancó mi tímido aplauso, como lo deben ser los aplausos en comisión, porque me pareció muestra de una inteligencia  éticamente plausible. El Ministro sabe que tiene que ejercer el gobierno a favor de la ciudadanía más que en obediencia al dogma.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario