España entera se llama Marbella.

0
154

Al hilo de una ínfima parte de los últimos casos de corrupción, se puede aventurar que España está escalando puestos en la desvergüenza internacional,  con más que notable aprovechamiento [1].

A los casos «Correa» y «Palmanova» del PP [2] hay que agregar la prolija serie de chorizadas afectantes al PSOE, que en Andalucía se convierten en una maraña municipal de monipodios y repartidores profesionales de sobres. El clientelismo se extiende en toda España, pero es en Andalucía, con Marbella y Sevilla donde se alcanza el clímax.

Si nos fijamos en la prensa de Internet, las búsquedas de corrupción en los últimos cinco o seis años nos conducen a prácticamente todo el arco parlamentario nacional, con ventaja para los socialistas, hasta el punto de que las corruptelas de Seseña y Marbella parecen hallarse fuertemente entrelazadas[3].

A mayor abundamiento, está el cinismo de algún que otro político que lleva treinta años sin bajar del coche oficial. Por poner un ejemplo entre tantos,  llaman la atención las periódicas declaraciones de Iñaki Anasagasti perdonando la vida a Juan Carlos I, al que ha llamado y suele llamar «vago» e «inculto». Parace como si el propio Anasagasti fuera espejo de frenética actividad laboral y su tan mediocre blog fuera un ejemplo de erudición y estilo literario. Este peculiar individuo, se ha inflado a cobrar sueldazos pagados por todos los españoles y también ha hecho de figurante en diversas recepciones en el Palacio de la Zarzuela. No se sabe si ahora que el PNV está en horas bajas hay que hacer méritos de cara a los «chicos de la gasolina» o que los canapés de la Zarzuela están revenidos, pero  la fábrica de colocación del PNV ya no es lo que era y «el que no llora no mama».

A todo esto, la ETA parece querer negociar con las instituciones. Una banda de asesinos acostumbrados a la extorsión, secuestro, matanzas indiscriminadas y al tiro por la espalda, se siente en igualdad a los representantes del pueblo. ETA podrá pretender ser igual que el Congreso que aún no ha retirado el plácet a Rodríguez Zapatero para la negociación, pero lo malo es que el Parlamento se lo crea y arrastre por el fango la dignidad de todos los españoles. Hay pues que aplicar la sabiduría popular para todos aquellos que han justificado, amparado o buscado la negociación con la chusma criminal: «dime con quien andas y te diré quien eres».

Mientras, nos olvidamos de la crisis a golpe de noticias de alcaldes que tienen amigos «poco presentables»[4], coimas varias entre la empresa privada y las administraciones que tienen que dar licencias y autorizaciones e incluso escándalos de pederastia y pornografía infantil con políticos y politiquillos de medio pelo.

Parece que la clase política no ha tenido bastante con colocar a la familia y subirse los sueldos durante décadas. Querían Marbella y querían España entera; aquella es un corral y ésta el cortijo de un montón de poncios y sus respectivas cuadrillas. ¿Hasta cuándo?

Notas:

[1] La nota que saca España en el último barómetro de corrupción internacional nois va acercando a Rumanía cada vez más. El Informe en formato PDF, pone en primer lugar, cómo no, a los partidos políticos entre todas las instituciones o entidades españolas por su grado de corrupción. [2] Los peores escándalos (Naseiro, Correa, Filesa, Malesa, Time Export, Rumasa… ) vienen a afectar a la financiación de los partidos, que son inmunes y opacos a la Hacienda Pública como al Tribunal de Cuentas, a pesar de que ingresan ingentes cantidades en subvenciones y se libran con plena facilidad de los tributos o están exentos de ellos. [3]En ambas hay una red de acusaciones de cohechos, prevaricaciones y participación de las mafias rusa e italiana (lo mejor de cada casa). Ambas localidades guardan en sus investigaciones nombres coincidentes, y aparecen en medio de todo las sobrinas de prominentísimos legisladores de ambas cámaras sin que a nadie se le haya movido un pelo de la ropa. [4] Gianni Montaldo y José Luis Martín: A cada momento resultan datos más inquietantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here