Sociopolítica

Educación y Descentralización. Una Aproximación Crítica

En este artículo quiero realizar una aproximación crítica al tema de la Educación y la Descentralización en Panamá. La Educación en Panamá se encuentra en una grave y profunda crisis. No solo a nivel administrativo, operativo, financiero o institucional, sino en sus principios y fundamentos filosóficos, pedagógicos e ideológicos. En la saliente administración hubo 4 Ministros y se crearon dos Vice-Ministerios (Uno Académico y otro Administrativo), pero ninguno de los nombrados y de los dos Vice-Ministerios brindaron la solución integral y profunda que requiere y demanda la comunidad educativa nacional. La administración entrante y la nueva Ministra se enfrentaran a un sistema educativo con problemas de toda índole. Los últimos casos de la Escuela Primaria Guillermo Andreve en Arraijan y el Colegio Secundario Abel Bravo en Colon me parecen paradójicos y lamentables. Estos planteles llevan los nombres de dos insignes e ilustres ciudadanos y educadores panameños que en vida lucharon por una educación pública de calidad y que los edificios que llevan sus nombres están en pésimas condiciones. Gracias a la lucha de las comunidades educativas de ambos planteles en las calles ha vuelto de nuevo al debate público el tema educativo. La Educación para cualquier nación que tenga gobernantes y políticos comprometidos, serios y responsables es un tema de Estado y prioritario en la agenda de Estado.

Lamentablemente, en nuestra nación el tema educativo no pasa de las risas, sornas y mala gestión del saliente Ministro que demostró su ineficiencia a pesar de haber sido Rector de la Universidad Tecnológica y la inoperancia y desorientación del Ministerio de Educación en cuanto a la adjudicación de la reparación y construcción de planteles a empresas privadas. Quienes ocupan y han ocupado últimamente el puesto de Ministro de Educación han dejado muy mal a los grandes maestros teóricos, administradores y gestores de la Educación Panameña de los cuales cabe mencionar a los liberales Eusebio A. Morales; Guillermo Andreve; Jeptha B. Duncan; Octavio Méndez Pereira y José Daniel Crespo quienes ocuparon los cargos de Secretarios y Sub-Secretarios de Instrucción Publica. Es triste y preocupante como la mala gestión, la corrupción, la ineficiencia, la incapacidad y la desorientación manifiesta de los Ministros de Educación de la saliente administración del Presidente Martín Torrijos han causado un gravísimo daño a los estudiantes quienes producto de esta situación están saliendo mal preparados y formados para enfrentar los retos académicos, profesionales y labores de sus vidas.

La Educación ya no es una “experiencia para toda la vida” o “Transformar y Liberar” como rezaban los lemas del Ministerio. Uno de los problemas del sistema educativo y de los Ministros de pasadas y actuales administraciones ya desde hace varias décadas fue abandonar, olvidar y archivar los principios y fundamentos que idearon y practicaron los grandes maestros de la Educación Liberal Panameña del siglo XX. “La descentralización de la enseñanza del resto de la Administración Publica y su dirección por una junta mixta de educadores y ciudadanos, a fin de que la organización y el funcionamiento de las escuelas responda con mas certeza al querer y las aspiraciones de la comunidad…” La Educación Publica en Panamá (1920) Jeptha B. Duncan. Este escrito del Licenciado Duncan demuestra que hace 89 años antes de la aprobación de la Ley de Descentralización de la Administración Publica, el tema de la descentralización de la educación era un tema reconocido e importante dentro del pensamiento y la acción pedagógica liberal panameña.

El atraso en materia legal, la improvisación administrativa y los fines politiqueros, egoístas y mezquinos de los diputados del partido gobernante saliente al aprobar leyes que tienen conceptos e ideas que de por si no son malas como por ejemplo: la carrera administrativa o la descentralización de la administración publica, pero que son utilizadas para proteger intereses minoritarios y sectarios político-partidistas hacen que la comunidad de ciudadanos vea dichos conceptos o ideas como perjudiciales, malos e incorrectos. La descentralización en materia educativa es necesaria y positiva siempre y cuando se lleve ordenada y gradualmente y que no sea discutida ni aprobada en los últimos días de ninguna legislatura saliente, sin las consultas, aportes, ideas y experiencias de las asociaciones de educadores, padres de familia, estudiantes y organizaciones y movimientos sociales y populares. Existen muchos libros, ensayos, artículos y memorias de Secretarios y Sub-Secretarios de Instrucción Publica, Rectores del Instituto Nacional o de la Universidad de Panamá por ejemplo, que demuestran en la teoría y la practica que si se puede llevar con calidad, competencia, pertinencia y eficiencia la gestión y administración educativa cumpliendo y llevando por delante principios y valores como: la descentralización, la socialización y la democratización del sistema educativo nacional. Juntando los conocimientos, experiencias y aportes en materia educativa de otros países, educadores, pedagogos y administraciones educativas con las nuestras se puede hacer una síntesis como ya se hizo en el periodo de 1903 hasta 1953 aproximadamente de lo mejor y que beneficio y puede beneficiar a los estudiantes que a final de cuentas son el sujeto y objeto del sistema educativo nacional. No es la aplicación mecánica y completa de todo lo extranjero en materia educativa, ni el rechazo sectario y estéril de lo extranjero, sino escoger y aplicar los conocimientos, experiencias y aportes que se adecuen a nuestra realidad y particularidad propias en materia educativa.

Lo urgente y necesario actualmente no es convocar otro Dialogo por la Educación Nacional, ya que se han convocado varios en los últimos 19 años post-invasión (esto no significa seguir debatiendo o intercambiando sobre la materia entre las partes interesadas e involucradas), y no sean aplicado muchos de los acuerdos consensuados, sino poner en practica por lo grave y grande de la crisis, el pensamiento, obra y legado de los grandes maestros de la Educación Liberal Panameña (lo que se pueda aplicar en la actualidad y tenga vigencia) junto a los conocimientos, experiencias y aportes de las comunidades educativas (docentes, padres de familia, estudiantes y autoridades), las organizaciones internacionales y los movimientos sociales y populares y asumir la tarea, el deber y el compromiso moral desde el gobierno y la comunidad educativa de reformar y reconstruir la institucionalidad educativa panameña para poder aspirar a un desarrollo nacional, endógeno, integro, justo, libertario y solidario. Ver el tema educativo más allá de partidismos políticos, de intereses minoritarios, de agendas particulares, sino como un tema de vital y suma importancia para la vida institucional de la comunidad panameña. Los que aspiren a ser Ministros y Vice-Ministros de Educación deben tomar como ejemplos a los grandes maestros de la educación nacional, su vida, pensamiento, obra y legado. Quiero concluir este articulo con estas palabras del Maestro de Juventudes Dr. Octavio Méndez Pereira: “En las naciones débiles y pequeñas como la nuestra, sobre las cuales se ciernen los nubarrones del imperialismo, cultural general, ciencia e investigación significan, más que en ninguna otra, autonomía, personalidad y libertad efectivas”.

 

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario