Ciencia

Ingenuidad tecnológica: el caso Vichy

Las posibilidades publicitarias de Internet siguen dando el verdadero quebradero de cabeza tanto a empresas, potenciales usuarias, como a medios de comunicación. Los periódicos digitales se plantean, cada día más, un modelo de negocio que realmente funcione en la Red. La importancia de conocer esas posibilidades, bien de forma autodidacta o a través de asesores especializados, se hace más patente cuando algunas entidades incurren en el error de la ingenuidad frente a las nuevas tecnologías.
Hoy he podido leer en la prensa algunos datos acerca del caso Vichy. Resulta que la conocida marca francesa de productos cosméticos decidió, para darse buena publicidad -repito, buena-, crear el personaje de Claire. Hasta ahí, imaginación. La ingenuidad viene después: los responsables lanzaron un blog personal falso en el que ella, supuestamente, iría publicando sus conclusiones (positivísimas) tras probar paulatinamente algunos productos Vichy. Y los internautas y usuarios, que no son tontos, poco tardaron en darse cuenta y soltar por Internet una avalancha imparable de comentarios negativos.
Hecha la ley, hecha la trampa, que dirían algunos gurús. Una identidad corporativa siempre debe reforzarse y lograr la mayor difusión social-empresarial posible. Pero, como en todo, conviene analizar perfectamente el entorno, no dejar cabos sueltos, aplicar el sentido común, en definitiva, entender que el uso de una red global como es Internet comporta unas normas de actuación básicas y se constituye en entorno válido tanto para lo bueno como para lo malo. Si las mentiras tienen las patas tan cortas, ¿cómo Vichy -que es uno de los mil casos que existen, por cierto- decidió poner en la palestra a un personaje ficticio sin valorar las consecuencias que ello podía conllevar para la marca? Porque si se informa expresamente de su naturaleza falsa, pase. Pero hacerlo pasar por real denota un síntoma claro de falta de seriedad. Si, encima, los usuarios tienen la capacidad de generar opinión y lanzarla de forma masiva al mundo entero…
La reacción de la firma ante el tsunami de opiniones negativas fue retractarse rápidamente y comenzar a incluir en sus promociones opiniones de consumidores reales. Fue honesto y consecuente, todo sea dicho. Ahora toca asumir que entender la publicidad en Internet pasa primero por entender cómo funciona la Red, pues se está convirtiendo en casa y refugio de más de mil millones de personas en todo el mundo.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario