Sociopolítica

Amebas

No se me ocurre nada, el folio en blanco es duro de llenar ,cuando tu mente no está por la labor de alinearse con las musas, una nueva semana se presenta ante mí ,me asome al corral donde mi gallina vive feliz ,ella vive feliz porque no tiene hipoteca ,no necesita luchar con su banco todos días ,no tiene que pelearse con internet para dar a conocer aquello que hace ,no tiene ningún achaque que le incomode en su vida y gasta todos sus recursos en sobrevivir al igual que las amebas es feliz.

Los animales no sufren ningún tipo de mal mental de esos que aflige a la sociedad moderna y que los muchachos que se hacen llamar sicólogos tienen respuestas para todo.

Los animales son felices porque se dedican a sobrevivir y no se preocupan de nada mas, como las amebas, como mi gallina que es anarquista en potencia, como cuando quiere, pone huevos a temporadas y sobre todo la política no le afecta, no se inmuta solo aquello que le hace feliz modifica un poco su existencia, llegados a este punto me queda la estrafalaria conclusión de que solo aquellos seres que no piensan en nada son felices.

Eso explicaría porque la gente no quiere pensar huye de todo aquello que le exige algo de esfuerzo intelectual, por eso les gusta que se lo den todo decidido.

La humanidad se evade de pensar y así nos va con una galopante crisis de tipo filosófico y político que nos ha llevado a la extraña situación política que vivimos donde nadie se queja pero todos reniegan en los bares y en el futbol, pero poco mas mientras la economía hace aguas por todos lados pero como a la gente la economía le asusta, tampoco muestra demasiado interés por ella.

Vamos hacia una especie social nueva el eterno adolescente aunque el sujeto tengo ya una edad, le gusta que el estado decida por él, en espera de que el papa estado llegue a todos los aspectos de la vida y marque su camino para ser un perfecto ciudadano, adoctrinado desde la cuna hasta la tumba para que no piense la masa encefálica.

Andamos igual que en roma pan y circo y a vivir ,mientras valores humanos como la solidaridad ,la ayuda al prójimo y la no discriminación del diferente menguan día a día a favor de esa frase “De no quiero problemas”, así que cada día somos más individualistas.

Es curioso pero las consultas de los sicólogos están a rebosar de gente que se deprime porque no se siente feliz, quizás tengamos que aprender de las amebas que se pasan el día sobreviviendo sin más.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario