Sociopolítica

Su Mundo

La política influye en nuestra vida para mal muchas veces, los políticos deciden todo aquello que marca nuestras vidas, verbigracia los impuestos y las leyes que nos rigen.

El político vive en su mundo maravilloso, feliz y tranquilo donde nada de lo que le pasa al común de los mortales que van por otro lado distinto al del político.

La separación es cada día más grande entre ambos mundos, la gente se declara apolítica porque no se identifica con el sistema actual, que aunque malo, es el menos malo de los posibles.

El problema de algunos políticos es que creen y piensan que el gobierno tiene que velar por ciudadanos que son considerados seres inmaduros a los que hay que guiar para que no erren en su discurrir vital, en caso de que estos se equivoquen, el estado está ahí vigilante para cuidar de tu salud, tu existencia, tus vicios y todo lo demás.

Cuanto más los pienso, mas me aterra la intervención en nuestra existencia del estado, soy partidario de que las personas individuales se equivoquen ellos solos y salgan adelante solo hace falta que el estado deje de inmiscuirse en todo.

Nos indican lo que es la cultura, lo que debemos leer, lo que debemos escuchar, lo que debemos comerlo que no debemos comer, lo que debemos sentir…

Es horrible la uniformidad mental porque hace que todo sea igual lo cual es aburridísimo, imaginemos una sociedad en la que todos pensamos igual, vestimos iguales como si fuéramos un ejército de bípedos implumes que no tienen que pensar más que en pasar por el mundo sin molestar demasiado.

Solo de pensar empiezo a aburrirme todo igual, es como un día gris que suele inducir a la tristeza, la nostalgia, la melancolía y otros sentimientos incómodos que se dan ahora en otoño con la caída de las hojas, induce a pensar cosas tristes…

Todos iguales seria aburrido, nadie discordante debe ser cansado, gris, anodino y poco original…

Pero a los políticos les gusta igualar para no tener con quien discutir así estar tranquilos en sus pedestales, tratar a sus representados con una indiferencia propia de estrellas de rock o algo peor.

Para deprimirse y eso que ahora el otoño empieza a dar sus primeros pasos.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario