Ciencia

Que no te engañen: los email (adjuntos)

adjuntos

Esos archivos virulentos pueden estar también en sitios Web donde ofrecen documentos o programas para descargar, como los famosos freeware o los libros en pdf; también pueden estar en tu compu, haciendo de las suyas por medio de tu mensajero instantáneo o tu blog o tu usb o tu celular.

Pero lo peor es que de esos sitios que confiamos (como facebook o myspace o blogger) nos pueden llegar emails invitándonos a ver una foto o video donde aparecemos.  Incluso puede llegar aparentemente de un conocido, así que nos queda verificarlos por la forma en que el mensaje esta escrito, o simplemente preguntándole al remitente si el mensaje proviene de el o ella.

De los sistemas de protección no podemos confiarnos, porque algunos nos podrían exponer a los piratas informáticos, y porque pasa un buen tiempo desde que sale cada nuevo virus hasta que lo descubren y producen la actualización en el anti-virus que estamos utilizando; e incluso después de que existe la actualización del anti-virus, hay un tiempo hasta que uno aplica dicha actualización a la compu.

¿Y que pasa si la compu ya tiene el virus cuando llega la actualización que lo reconozca? …tendríamos que esperar hasta que hagamos un Scan completo, para ver si así lo encuentra y elimina.  Además, tenemos que tomar en cuenta que el sistema operativo, así como los navegadores y otros programas que usamos, estén actualizados.

Hay varias maneras de afrontar esta inseguridad.  Muchos recomiendan hacer respaldos frecuentemente, pagar la suscripción de un anti-virus famoso, utilizar algún anti-virus online, o guardar los documentos importantes en un servidor mantenido por profesionales; pero esas soluciones no son muy practicas para la compu en casa, y mas si tenemos el virus del ‘no tengo tiempo’ a cuestas.

A mi manera de ver, la mejor solución es combatir los apegos, para poco a poco darle cada vez menos importancia a nuestras pertenencias.  Protegerlas esta bien, pero tenemos que aprender a vivir sin ellas; porque después de todo, aunque suene súper drástico o dramático, algún DIA nos vamos a morir.

Los archivos que llegan adjuntos en emails, pueden ser demasiado peligrosos; precisamente porque parecen tan inofensivos. Por la costumbre de enviar y recibir presentaciones powerpoint, fotos, plantillas excell, musica, o documentos word, se hace instintiva la acción de abrir el adjunto sin reflexionar; y por eso te recomiendo: acostúmbrate a ignorar los adjuntos que no has pedido.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario