Sociopolítica

¿QUÉ SE NOS HA PERDIDO EN AFGANISTÁN?

A lo largo de estos años de guerra en ese país… puesto que hay que decirlo para rebatir tanta mentira… allí se está en guerra desde el punto en que un destacamento de soldados extranjeros se asentaron allí. Lo de “liberar, reconstruir, educar y  otras  cosas”; no son otra cosa que subterfugios para una invasión que maldita la gracia que nos hace al contribuyente que la pagamos; y no digamos a las familias que han recibido los muertos ocasionados por ella, amén de los heridos… o incluso “suicidados” que ha habido y va a seguir habiendo; puesto que cada vez conocemos más noticias y ya no pueden ocultar las bajas que allí se producen, sin resultado alguno; puesto que lo que han querido arreglar con  unas discutibles elecciones, no va a servir para gran cosa y si es que sirve para algo.

Y esa  parodia de  unas elecciones “democráticas” ha sido un enorme fracaso;  principalmente por que allí no entienden otra ley que la de la fuerza y por cuanto se publica que aquello ha sido un fraude; ya que es la propia Unión Europea la que denuncia nada menos que millón y medio de votos fraudulentos (ABC 17-09-2009). Y lo de no entender la democracia es claro y meridiano; puesto que si en estas democracias que padecemos en  lo que se denomina “mundo desarrollado”; la corrupción y el fraude está demasiado extendido… ¿qué se puede esperar o pedir a tribus (que no pueblos y menos nación) que se rigen por leyes tribales o fanático religiosas y donde después de Dios (o sus administradores) el que manda y con el palo en la mano es el jefe de familia?  A la vista está el que “enfundan a sus mujeres en esos calabozos textiles cuales son esas prendas denominada burkas? ¿Quiénes así obran que sentido  tienen y qué van a respetar de la  libertad del ser humano, sea mujer u hombre?

Entonces y reiterándome en mi  titular… ¿Qué se nos  ha perdido en Afganistán? Nada, absolutamente nada; ni a los españoles ni a nadie que allí esté bajo la bandera que sea. Allí lo que se defienden son inmensos negocios materiales y como tales; las compañías explotadoras de esos negocios, que armen un ejército de mercenarios y que vayan allí, con sus directores en cabeza y se maten entre ellos… extremo este absurdo y que señalo, puesto que sé que no se emplearía nunca y no por falta de ganas; pero es claro, hay que guardar las apariencias y seguir provocando masacres sobre la base de las mentiras consabidas y que son las mismas a lo largo de la historia; mientras los que las provocan y recogen  el fruto, están seguros en sus madrigueras… “aunque éstas sean mansiones o palacios con  lujos máximos”.

Las guerras siempre han sido y lo siguen siendo… “simplemente para arrebatar a alguien algo importante que posee y que quieren explotar los que mejor armados, se consideran los dueños”. Pero ya digo,  ni a los miembros de esas tribus y familias “particulares” y que viven de su trabajo y menos a los que vivimos fuera de allí, nos interesan esas guerras… a esos afganos mucho menos, puesto que para cada soldado que allí maten… ¿cuántos civiles, viejos, mujeres y niños han sido asesinados ya?

Es la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) la que declara que… “duda de la capacidad de España para hacer frente a una misión en Afganistán… que no es un reparto de caramelos” (Periodista Digital 07-09-2009. Interpretemos la realidad de lo que quiere decir una organización militar que ha de “declarar con sumo cuidado”; y la interpretación más lógica es que los militares españoles, están en una indefensión que cualquier día, nos pueden llegar “un par de docenas de féretros” y pese a la pequeña cantidad de tropas españolas que hay en ese ya peligrosísimo infierno; que cada vez se parece más a los desastres y matanzas de aquel devastado Vietnam y donde fue derrotado por primera vez, todo el enorme aparato militar norteamericano.

Recuerdo que a España ya esa guerra, le ha costado casi un centenar de muertos, amén de los enormes gastos que todo el aparato militar ha ocasionado. ¿Para qué?

En Inglaterra hay otro movimiento de rechazo y pidiendo el regreso de sus soldados por similares motivos (y allí tienen los mercenarios gurkas); pero es que en los propios EE.UU. y en su más alta magistratura política (Senado) hay ya importantes opositores, como lo demuestra la siguiente noticia.

“Según una reciente encuesta de CNN/Opinion Research, el 57 por ciento de las personas consultadas se opone a la guerra de Estados Unidos en Afganistán, el nivel más alto de oposición desde que comenzó la guerra en 2001. Entre los encuestados, el 75 por ciento de los demócratas se opuso a la guerra, lo que podría explicar las recientes declaraciones de importantes congresistas demócratas contra el envío de más soldados a Afganistán. (Amy Goodman 17 de septiembre de 2009)”.

En definitiva: Los pueblos no queremos guerras, queremos pactos justos para intercambios justos y que en paz se solucionen esos problemas, que si existen, son por esa mínima cantidad de canallas que siempre hubo y que sigue habiendo.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario