Sociopolítica

Los “derechos” de la mujer

EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

   pascual-mogica3               

    

     Ese personaje, llamado Jaime Mayor Oreja, que el Partido Popular tiene “destacado” en al Parlamento Europeo para demostrarle a toda Europa el “profundo” sentimiento progresista de la derecha española, recientemente ha dicho que el derecho de la mujer al aborto es “una aberración”. Esto lo achaca a que “la crisis que actualmente se vive en el mundo occidental es de valores”. Fíjese usted yo que creía que lo de la crisis era por falta de dinero. De lo que uno se entera. Habrá que preguntarse cuáles son los valores de Jaime Mayor Oreja, seguramente serán, visto lo de la “aberración”, los de que sea el hombre quien decida qué derechos debe tener la mujer. Seguramente, y sobre esto último, Mayor Oreja dirá que la mujer le debe mucho al hombre y para demostrarlo nos recordará que fue un hombre quien inventó la fregona lo que acabó con lo de que las mujeres fregaran los suelos de rodillas. A lo mejor nos convence.

     No voy a citar los “muchos derechos” que tiene la mujer, citaré alguno pero seré breve. Tiene “derecho” a que el salario medio de las mujeres sea un 25% más bajo que el de los hombres y que suponga la mayoría de la población mileurista, según informe del INE. Todos esos “derechos” haciendo el mismo trabajo que un hombre.

     Por otro lado la mujer tiene “derecho” a encontrarse cuando le llegue la edad de jubilación con que su marido cobre su paga como jubilado y ella no, como consecuencia de que en su día tuvo “derecho” a dejar su puesto de trabajo para criar a sus hijos y atender al marido, dejando, para ello, de trabajar por cuenta ajena y por tanto de cotizar a la Seguridad Social. Este “derecho”, muchísimas de ellas, lo adquieren cuando a edades ya elevadas, sin tiempo para recomponer, la mujer se encuentra con que se produce una separación matrimonial y con esa separación tiene “derecho” a que por motivo de su edad no puede acceder a un puesto de trabajo y por tanto tener posibilidad de cotizar a la Seguridad Social para esa jubilación remunerada. Estos casos se cuentan por decenas o centenares de miles. Ahora bien, hay que reconocer que siempre les queda un último “derecho” el de poder percibir una irrisoria pensión no contributiva. Es decir: miseria y compañía. Menos da una piedra, dirá Mayor Oreja.

     En fin no quiero enumerar muchos más de los “derechos”· que tiene la mujer. Me gustaría saber si Mayor Oreja tiene hijas y nietas.

                                                                      

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario