Sociopolítica

Dialogo a texto pasado sobre el valor de la vida como fuente de riqueza. Únete a este diálogo y escribe tu opinión.

-Hola Santiago:-Ya he tenido ocasión de leer tu propuesta, y quisiera ante todo darte la enhorabuena por pensar, por razonar, y sobre todo por intentar buscar soluciones a las injusticias del mundo que nos ha tocado vivir. Comparto plenamente contigo el objetivo y la actitud.
Gracias
-Dicho esto, permíteme centrarme en la crítica (sincera y constructiva) a tu idea porque creo que así te puedo aportar más que alabándote. Que me centre en los errores no significa que no haya aciertos, no deduzcas de ello que sólo hay errores. Siempre me parece positivo plantear ideas nuevas, por descabelladas que pudieran parecer éstas a primera vista. Si no especulamos, si no planteamos ideas nuevas, no solucionamos los problemas. Plantear ideas nuevas siempre es un acto intelectualmente revolucionario, es un acto de libertad de pensamiento. Y la revolución es necesaria cuando las cosas van mal, y cada vez peor. Si todos tuviéramos tu actitud, los problemas podrían resolverse antes de lo que pensamos en primera instancia. Pero, siempre aprendemos más todos de los errores que de los aciertos. Y todos cometemos errores. Para mí, lo más importante es la buena voluntad y la actitud que siempre debe ser humilde y abierta, si de lo que se trata es de intentar buscar alternativas para corregir los graves problemas de nuestra sociedad.

  1. Tu idea es muy similar a la idea de la renta básica universal. Ésta es una idea que ya está por ahí desde hace cierto tiempo, ya hay un debate sobre esta cuestión. Te recomiendo echar un vistazo a la página de la wikipedia donde se habla de dicha renta: http://es.wikipedia.org/wiki/Renta_b%C3%A1sica_universal

He echado un vistazo. No sabía que existía esta iniciativa.

  1. -Tu principal aportación, lo que diferencia tu idea respecto de la renta universal básica, reside en la fuente de financiación de dicha renta.
  2. Es cierto que la fuente de financiación difiere de la Renta Básica Universal (RBU), pero en principio lo que yo propongo no es una reta, es un valor de uso, sino no lo
  3. usas no existe este capital para comprar alimentos básicos. El dinero no se recibe en la cuenta del ciudadano para que, una vez es suyo, lo gaste en lo que más le
  4. convenga. El dinero se transfiere a la cuenta del comerciante en el momento de la compra de productos básicos de alimentación: Frutas,  hortalizas,
  5. legumbres, pastas, carnes, pescados, huevos, productos lácteos, azúcar, sal… La cantidad que se puede gastar está limitada por persona y día ,
  6. En España podríamos considerar que 5 € serian suficientes. Cada uno es libre de gastarla según sus necesidades en la compra de los productos referido. El
  7. vino o el alcohol  por ejemplo no sería considerado un producto básico. Si uno está muy necesitado ajustará la compra al límite estipulado, si uno tiene
  8. capacidad económica suficiente y la suma de la compra de los productos considerados básicos es superior al limite estipulado, tendrá que poner ese dinero de
  9. su bolsillo como ha venido haciendo hasta ahora y continuará haciéndolo por mucho tiempo mientras su situación económica le sonría.
  10. 2-Lo original de tu planteamiento es que tú piensas que el capital asociado a dicha renta surgiría de la propia vida de las personas, lo que tú llamas el “patrón-vida”. He de decirte que esta idea tuya me ha producido sensaciones contrapuestas. Por un lado, me ha gustado, me ha parecido muy original. Aunque por otro lado, me produce serias dudas sobre su ética y sobre su viabilidad. Me ha gustado, porque intentas “producir igualdad” en base a algo que todos tenemos: nuestra vida. Intentas combatir la desigualdad de la sociedad capitalista actual, o por lo menos en parte, para por lo menos igualar en cuanto a lo básico a todos los ciudadanos, “creando igualdad” o mejor dicho considerando una igualdad preexistente y “natural” (aunque esto también puede ser discutible, se podría decir también que no todos somos iguales por naturaleza, la vida de mis seres queridos vale más que la de otros seres que ni conozco, y quien no reconozca esto es un hipócrita). Porque intentas encontrar una nueva fuente de riqueza en algo que ya existe para todos. Pero, por otro lado, no me ha gustado, porque de alguna manera, “mercantilizas” la propia vida, de alguna manera, llevas más allá la lógica del capitalismo de mercantilizarlo todo hasta el extremo de dar un valor económico a algo que en principio no lo tiene o no lo debería tener. La vida es algo natural, y la sociedad humana no es toda natural. La economía es una invención que nos hemos hecho los humanos para nuestras particulares sociedades. De alguna manera, tú vuelves algo natural en artificial. Podríamos estar debatiendo eternamente sobre las implicaciones filosóficas, sociales o éticas de tu idea. Sin embargo, creo que es mejor centrarse en los aspectos prácticos.

Si preguntamos a cada habitante de la tierra si su vida tiene valor dirá que si. Es indiferente que valoremos más a nuestros familiares y amigos en el valor igualitario de la vida. El valor de la vida es universal. Estar vivo es nuestro valer. Es el primer valor del ser humano. Sin vida no valemos nada en lo material, en el mundo real. La vida es la primera condición de riqueza, y por eso vale. Es un valor. Con vida podemos generar valor, y prestar su valor al dinero, como en su momento lo prestó el oro y actualmente lo presta el PIB. La vida es la primera condición del ser. Ni se vende, ni se compra, son los servicios prestados, el trabajo, lo que crea valor económico. La subsistencia depende de este valor, y cuando el ser no puede desarrollar esta riqueza, aparece el hambre y la pobreza. Es condición primera estar vivo para poder generar riqueza. La vida es parte de nuestra materialidad, la necesitamos para vivir en la tierra, es  tanjible, real, palpable, es materia mineral, como el oro. Nuestro cuerpo es materia, sin lugar a duda. Como minerales dotados de vida, también podemos ser valiosos. Podemos ser, materia preciada, mas valiosa que el oro, ya que somos nosotros quienes concedemos el valor. Estar vivo nos hace iguales. Es nuestra privada forma de ser, de existir, de valer para nosotros mismos y para los demás. Cada uno de nosotros tenemos valor, somos materia preciosa y también valemos. Es un valor que está por desenterrar, por descubrir, por entender. Será un valor añadido al existente. Un valor único que se puede sumar al valor de la humanidad y para la humanidad, la supervivencia y la sostenibilidad. Me parece que hasta aquí estamos de acuerdo. Somos una pieza del gran puzzle. ¿Es difícil de entender?.
¿Como se puede convertir este valor de la vida en dinero?.
Teniendo valor la vida, como todos lo entendemos, podemos prestar su valor al dinero. Es decir, prestar el valor de la vida a la moneda electrónica que a su vez presta su valor al billete material. Es lo que se entiende como dinero fiduciario; el papel moneda tiene prestado su valor del P.I.B.; si además prestamos el valor de la vida a la moneda electrónica para la supervivencia y la sostenibilidad, convertimos el valor del la vida en dinero valido que permite sobrevivir, condición primera para generar riqueza. El dinero se transfiere de forma automática al vendedor del producto o prestador del servicio, por un Banco de régimen especial (Banco Vital) creado a tal efecto por la Organización de la Naciones Unidad y la Alianza de Civilizaciones, que atesoraría los “Certificados de Vidas” de todos los habitantes de la tierra, como valor transferible limitado en su uso de compra de productos y servicios básicos para la supervivencia y la sostenibilidad. El hambre es el principal destino de este dinero. La salud, la educación, la vivienda, la seguridad y justicia básica, podrían cubrir sus necesidades económicas de este valor y así poder extenderse por todos los paises. Este dinero electrónico también estaría destinado a luchar contra el cambio climático y paliar las catástrofes producidas por la naturaleza, con ayuda humanitaria. ¿Es que hay alguien que no lo puede entender?.

  1. 2.  La principal duda que me plantea tu idea es más bien de índole económica. Ten en cuenta que yo no soy economista, y quizás lo que te diga a continuación sea una tontería. Por lo que yo tengo entendido, en economía ocurre algo parecido a lo que ocurre en la física. Así como en física la materia no nace ni muere, sólo se transforma, en economía, el dinero, mejor dicho el valor económico de las cosas, no nace ni muere tampoco, sólo se transforma. El dinero no es más que una forma de intercambiar el valor de las cosas. La producción económica transforma cosas, no las crea de cero. Asimismo, la producción económica no produce dinero, lo transforma. A partir del capital invertido en recursos humanos y no humanos, se obtienen productos que se venderán a cierto precio por el intercambio en el mercado. Cuando alguien gana dinero, es porque otros lo pierden. El dinero fluye por la sociedad, aumenta en unos sitios, disminuye en otros, pero globalmente es el mismo. Si el dinero crece, es en todo caso porque la población humana crece, porque crece el número de productores y de consumidores. Pero, si pudiéramos detener el tiempo, en un instante dado, la cantidad de dinero que hay en la sociedad es fija. O d icho de otra forma, si la población humana fuera constante, si no se produjeran nacimientos ni muertes, entonces el dinero total en la sociedad sería siempre el mismo, no cambiaría. Tú propones, por un lado, “crear de la nada” un capital (se crear de la vida, que ya es algo), en realidad sería dar un valor económico a algo que hasta ahora no se le daba: la vida de los individuos de la sociedad humana. Esto realmente no sé si tiene sentido desde el punto de vista económico. Creo que sería imprescindible que lo plantearas a economistas. En mi modesta opinión, creo que no tiene sentido. El dinero o el capital no puede nacer de algo que elijamos “caprichosamente”, o mejor dicho arbitrariamente. Menos aún de algo que vale igual para todo el mundo. Precisamente, según tengo entendido, algo tiene valor económico porque aporta algo nuevo, diferente, respecto a otras cosas. El oro vale lo que vale EN RELACIÓN a otras cosas, a otros metales, si no, no tendría ningún valor. El patrón oro es un valor de referencia, existe, por la desigualdad de las cosas, no por su igualdad. Si el oro fuera tan fácil de encontrar como el agua, entonces no valdría nada. El agua vale más que el oro en el desierto porque es más escasa y sobre todo porque es más necesaria. Tú pretendes establecer un nuevo patrón que no puede compararse con otras cosas y que para todos vale igual, por tanto no vale como valor de cambio, y por tanto no vale en la economía. Digamos que el “patrón-vida” no tiene sentido por ser “igualitario”. El proceso económico se basa fundamentalmente en intercambiar cosas DISTINTAS (con cierto valor de uso) cuyo valor (de cambio) se hace equivalente en cierto momento. Una cosa es el valor de uso y otra el valor de cambio. Si mi “patrón-vida” vale igual que el tuyo, entonces ¿qué intercambio tendría sentido entre nosotros? En el sistema económico humano los intercambios son la clave. Si yo tengo lo mismo que los demás, entonces los demás no van a querer adquirirlo porque ya lo tienen. Si todos los “patrones-vida” valen igual, entonces ¿para qué intercambiarlos, para qué introducir el patrón-vida en el sistema económico? La economía se fundamenta en la escasez y en la variedad. Si todo el mundo tuviera por igual de todo, entonces no habría economía. Por tanto, lo que todos tenemos (nuestra vida) no sirve como valor de cambio, ni como patrón. La vida, por tener igual valor para todos los humanos, según este razonamiento mío, no valdría como fuente de capital económico. Y si la vida de los individuos no vale igual para todos, entonces no quiero ni pensar la sociedad que surgiría en base a ese concepto. No quiero ni pensar qué sociedad tendríamos en la que las vidas de las personas se hubieran convertido formalmente en valor de cambio, en patrón económico. Pero insisto, en que contrastes estas opiniones mías con economistas porque puedo estar equivocado.


Yo tampoco soy experto en economía, estoy en ello. Crees entender que “el valor económico, ni se crea ni se destruye, solo se transforma” como la energía. Seguramente es así, y este hecho no entra en contradicción con la idea del “patron-vida” ya que es una riqueza que ya existe, pero está por descubrir y por eso es nueva. La riqueza ya existe, el valor económico de la vida es real,  se trata de transformarlo en dinero para la supervivencia y la sostenibilidad. No quería referirme a esto, pero en tiempos de la esclavitud se compraban y se vendían personas, porque eran consideradas un valor. Por suerte esta situación dejo de existir, aunque aún persiste en ciertas civilizaciones. La mujer, en este aspecto, es víctima de su mercantilización (trata de blancas). Es un ejemplo más, no deseado, de que la vida tiene valor, aunque este valor es el que no deseamos, ni debería existir. Cuando hablamos del valor de la vida no nos referimos al intercambio de estas, sino al valor que contienen en si mismas, como valor necesario para generara el resto de valores. La vida es un valor, solo hay que transformarlo prestando este valor al dinero. Es tan sencillo que cuesta entenderlo. Este valor está supeditado a la vida y es equivalente a la cantidad de dinero necesaria para sobrevivir. Piensas que “el capital no puede nacer de algo que es igual para todos”, cuando esta es condición de igualdad indispensable para que este valor sea justo y equitativo. También piensas que “el “patrón-oro” no puede compararse con otras cosas para determinar su valor” y si se puede comparar, con la muerte. La muerte no vale nada y la vida si, porque sin vida no hay valor, ni valoración, por eso vale. Por otra parte consideras que “una cosa es el valor de uso y otra el valor de cambio, como todos tenemos vida, la vida no sirve de valor de cambio, pues nadie querría algo que ya tiene”. Pues pienso que el valor de cambio está en el dinero, que cambiamos por lo que tiene un determinado valor o precio, que antes lo hemos cambiado por trabajo. Se puede cambiar trabajo por comida, sin pasar por el dinero, pero ya no estaríamos en un sistema capitalista. La vida solo la podemos cambiar por la muerte, y esto es algo que nadie desea. Es paradójico pero esta única posibilidad de cambio es la que da el inmenso valor a la vida, sin vida no hay valor ni generación de valores. Sin vida no hay cambio posible. La vida es un valor y su justa medida es el costo de la supervivencia, país por país. Es un valor necesario para genera riqueza y podemos transformarlo en dinero. ¿Puedes entenderlo?

  1. 3.  Además, tu idea, en caso de que tenga sentido, tendría una serie de graves inconvenientes a la hora de llevarla a la práctica. Dices que todos los ciudadanos del mundo tendrían una tarjeta electrónica en base a la cual podrían comprar los bienes básicos. Pero, en primer lugar, para ello deberían estar reconocidos los bienes que son básicos de los que no lo son. En segundo lugar, la ONU o el organismo internacional que sea, debería asumir competencias que ahora mismo son asumidas por los Estados. Éstos tendrían que ceder parte de su soberanía a un organismo mundial. Estos inconvenientes no son insalvables, pero ahí están. El hecho de que ya existan organismos internacionales, el hecho de que ya haya una declaración universal de los derechos humanos (aunque por ahora no vinculante), sientan un claro precedente. Dichos inconvenientes, con voluntad, tiempo y mucho esfuerzo, podrían superarse. Pero hay un inconveniente mucho más difícil (aunque no imposible, desde luego) de superar: el hecho de que la mayor parte de ciudadanos en el mundo no puedan acceder a la tecnología para tener su tarjeta electrónica. Ello implicaría grandes inversiones en tecnología en el tercer mundo. ¿Y quiénes van a invertir? ¿Los mismos que se niegan a invertir para que el hambre desaparezca? Estamos ante la pescadilla que se muerde la cola. En tu razonamiento, simplificando un poco, partes de la hipótesis de que “todo el mundo es bueno” y simplemente no hay ideas para resolver los problemas del mundo. Bien, yo no comparto tu opinión. Precisamente, el mundo va mal porque hay gente mala que domina y también porque hay una gran mayoría que se deja llevar. Es desde luego una simplificación, pero básicamente es así.

Bien. Yo creo que todo el mundo es bueno y malo si se le deja hacer. Si se le pone fácil serlo o tiene el poder para serlo. “Malo” en el sentido de que mira para si mismo y sus intereses y se deja llevar por los instintos más bajos, sin mirar las consecuencias o el mal que hace. Mi idea no hace ningún mal, ni a ricos, ni a pobre, porque el capital metaforico (así es como me gusta llamarlo -“la vida es oro”- ) del valor de la vida no sale de ningún bolsillo. No resta capital a nadie. Solo suma. La idea de la Renta Básica Universal (RBU)tiene este principal inconveniente: pretende conseguir el capital de los impuestos, y esto ya genera suficientes maldades como para que quien tenga que pagar más, porque es rico, haga todo lo posible para evitarlo. De todas maneras es una buena idea, quizás sea el paso previo a la mía. Por otra parte, dices: “para ello deberían estar reconocidos los bienes que son básicos de los que no lo son”, me parece que todo el mundo sabe cuales son los productos básicos para la supervivencia ( Frutas, hortalizas, legumbres, pastas, carnes, pescados, huevos, productos lácteos, azúcar…). también dices: “la ONU debería asumir competencias que ahora mismo son asumidas por los Estados. Éstos tendrían que ceder parte de su soberanía a un organismo mundial”. Cuando el Banco Mundial presta dinero a un Estado, este no le cede la soberanía, sino que se compromete a devolver el préstamo. La creación del Banco Vital Mundial, por la ONU. y la Alianza de las Civilizaciones, no representa cesión alguna de soberanía, es un dinero igualitario para ña supervivencia que se transfiere del valor de la vida al ciudadano. otro aspecto que mencionas es el de que “la mayor parte de ciudadanos en el mundo no puedan acceder a la tecnología para tener su tarjeta electrónica. Ello implicaría grandes inversiones en tecnología en el tercer mundo. ¿Y quiénes van a invertir?. Esta claro que el Banco Vital Mundial es quien debe proveer del medio de pago electrónico más adecuado en cada país y en cada caso. El dinero del Banco vital es un dinero par la supervivencia y la sostenibilidad, no solo par proveer de capital al hambriento para que pueda comprar los alimentos básicos, también estaría destinado a la vivienda, la salud, la educación, la justicia… servicios sociales básicos. Invertir en este aspecto, como en los que se derivan del resto, implica por si mismo una cantidad de puestos de trabajo inagotables. Existe el capital (el valor de la vida que se podrá transformar en dinero) existe la tecnología para poner en práctica la idea, existe la necesidad del dinero para comer, existe la necesidad de vivienda, salud, educación justicia… existe la necesidad de luchar contra el cambio climático… solo falta entender que dar valor de la vida como fuente de riqueza puede ayudar a superar los problemas planteados en la actual sociedad global.
-En mi opinión, la idea que planteas es interesante aunque muy discutible, e incluso según se interprete muy peligrosa. Es importante el objetivo de intentar satisfacer las necesidades básicas de todos los individuos (el cual yo comparto plenamente). Y esto no es algo nuevo. Ya hace tiempo que se debate sobre todo esto. Ahí está el Estado de bienestar, por ejemplo. Tu idea, como la de la renta básica universal, supone intentar asegurar unas condiciones mínimas de vida para todos los seres humanos. Si se encontrara la fórmula de llevarla a la práctica, indudablemente, el hambre pasaría al baúl de los recuerdos. De esta manera, aun no disminuyendo las desigualdades, por lo menos todo el mundo superaría el umbral de la pobreza. La pobreza, entendida como la imposibilidad de tener una vida digna, desaparecería. Esto es necesario, primero debemos posibilitar que todo el mundo pueda satisfacer sus necesidades básicas, o por lo menos tenga la posibilidad de hacerlo, pero es que además la sociedad debería posibilitar que además de poder sobrevivir, todos pudiéramos aspirar a ser felices, a realizarnos como personas, a vivir. Tenemos unas necesidades fisiológicas básicas ineludibles, sin las que no podemos tener una vida digna, pero además también tenemos unas necesidades “superiores” que si no son satisfechas (o mejor dicho si no tenemos posibilidad real de poder satisfacer) nos impiden sentirnos realizados como personas, nos impiden ser felices. Y en este sentido, la libertad es una necesidad tan vital como el comer. Y en la vida en sociedad, no es posible la libertad sin igualdad de oportunidades. No insistiré en eso, te remito a mis escritos.

-Debemos aspirar a una sociedad en la que todos podamos sobrevivir en condiciones dignas (y si consiguiéramos esto, desde luego, ya sería un GRAN paso), pero además, debemos posibilitar que todos nos podamos realizar plenamente como seres humanos (y el “patrón-vida” o la renta básica universal no serían suficientes para conseguirlo). Con ello quiero decir, que con tu idea o dicha renta damos un gran paso necesario, pero insuficiente. Sólo podremos conseguir una sociedad en la que todos puedan sobrevivir y aspirar a ser felices si existe una verdadera igualdad de oportunidades. No se trata sólo de poder alimentarnos, de poder vivir en un piso decente, de poder recibir una educación de calidad. Se trata también de que todos podamos desarrollarnos como personas, de que todos podamos aspirar a sacar el artista que llevamos dentro, de que tengamos la posibilidad de aportar algo a la sociedad que la mejore (de que saquemos el posible científico que tenemos dentro), de que tengamos todos la posibilidad de prosperar por nosotros mismos, de que podamos elegir nuestro destino, de que éste no esté excesivamente condicionado por las condiciones iniciales de nuestra existencia. Y si queremos que TODOS puedan hacerlo, es imprescindible que tengan las mismas oportunidades (o lo más parecidas posibles).
Mi idea no está en contradicción con lo que dices.  -El problema del hambre, de la pobreza, de… es en realidad un problema de reparto y de igualdad de oportunidades. Cuando dices que no hay trabajo para todos, no estoy de acuerdo. Lo habría si se repartiera. Lo que ocurre, es que hay personas en la sociedad que se benefician por el hecho de no repartir el trabajo (los empresarios) y no quieren repartirlo. No es necesario “inventarse” un capital recurriendo a fuentes naturales que hasta ahora no considerábamos, ya existen el dinero y los medios suficientes para resolver esos grandes problemas (se ha calculado por ejemplo que con el 1% del dinero empleado por el gobierno de Estados Unidos para rescatar a los bancos en la presente crisis, se podría resolver el hambre en el mundo). La cuestión clave reside, en mi opinión, en la voluntad. De lo que se trata es de repartir lo que ya hay, no de crear nueva riqueza. Tu proposición no soluciona globalmente el problema porque no ataca la raíz del mismo. Te limitas a aceptar el modelo actual como el único posible y te limitas a encontrar el “vellocino de oro” que podría solventar los problemas del mismo, cuando dicho sistema es la causa de dichos problemas. La solución no reside en encontrar alguna idea “genial” (permíteme la expresión) que compagine lo que es en sí contradictorio. Mientras el capitalismo funcione, la humanidad está condenada a las grandes desigualdades porque el capitalismo se fundamenta en la desigualdad de oportunidades, en el acaparamiento desigual de los derechos (entre los cuales los básicos).

Perdona que discrepe. Nunca ha habido trabajo remunerado para todos con el sistema actual, y cada vez va a haber menos aunque salgamos de la crisis. Las máquinas están invadiendo este terreno, y esto obliga a repartir la miseria, ya que la riqueza no se reparte. Las máquinas no se cansan, no se quejan, no piden aumento salarial. no cometen errores, etc… cada vez son más y mejores. Siempre será necesitará mano de obra, pero no habrá para todos con el sistema actual, al revés, cada vez habrá menos. Pensar que el sistema actual puede conseguir el pleno empleo es soñar y también es injusto. Existen muchas actividades que no son remuneradas y son tan validas como las remuneradas (Entre ellas, amas de casa, voluntariado, etc…). Necesitar trabajo remunerado para vivir nos convierte en esclavos de la subsistencia. Es el chantaje del hambre. Si no hay trabajo no comes, y esto lo explicas muy bien en tus escritos. Con mi Sistema Capitalista Dual, el dinero fluye sin ningún coste, pero con un fin: la subsistencia y la sostenibilidad. Se pueden generar infinidad de proyectos, sufragados por el Bánco Vital, en base ha estos conceptos que generaran el pleno empleo para el que lo desee. Escuelas, hospitales, viviendas, juzgados, lucha contra el cambio climatico (y si me estiras de la lengua, proyectos aereoespaciales que lleven la civilización y al ser humano a otros planetas como necesidad de alivio por la superpoblación del planeta). Por otra parte, las desigualdades del sistema capitalista seguirán existiendo. Acumular riqueza es un hecho natural e histórico, ¿Quien no quiere ser rico?, otra cosa es lo moral y ético de este hecho. Con mi sistema no se redistribuye la riqueza, si se quiere este objetivo tendrán que ser otros los que piensen como conseguirlo. La idea de la RBU. pretende conseguirlo, cosa que la hace aún más inviable, pues los que tienen no quieren perderlo.  El dinero de subsistencia del valor de la vida se crea en la base y sigue su camino ascendente hacia las grandes fortunas y el mundo financiero. En este sentido no se reequilibra la riqueza, pero la gente no se morirá de hambre y será un negocio para todo aquel que pueda y quiera hacer negocio. No se quita al rico para darlo al pobre, no se grava con impuestos, ni se hace una revolución violenta. simplemente el dinero fluye de abajo arriba. Eso si, como pasa en la idea de la RBU los trabajadores serán mejor vistos por los empresarios y podrán pedir con más fuerza el reconocimiento económico de su valua, sin el miedo del chantaje del hambre.

-Al margen de todo lo anterior, una cosa está clara, si no hay libertad para que las ideas fluyan por la sociedad, entonces las ideas nunca podrán realizarse, sólo se quedarán en el mundo de la utopía. Por esto, es imprescindible conquistar la verdadera democracia. En cuanto la humanidad tenga el mínimo de libertad necesario, las ideas tendrán alguna posibilidad de llevarse a la práctica, las probabilidades de encontrar la “solución mágica” se disparan cuando hay verdadera libertad, cuando podemos acceder a todo tipo de ideas. Tu idea, como casi cualquier idea que replantee lo establecido, aun incluso sólo aspirando a “reformar” el capitalismo, aun esperando no tocar las “cuatro patas” del sistema, aun esperando complacer a los poderosos que dominan el sistema por no poner en peligro su status quo, está condenada al ostracismo por el propio capitalismo porque éste impide la verdadera democracia, a no ser que el capitalismo necesite perpetuarse y no tenga más remedio que “ceder” algo. Pero convendrás conmigo, en que si no es posible replantear todo, si sólo podemos plantear “tímidas” reformas con la esperanza de que al no ser radicales, al no afectar a la esencia de lo establecido, puedan llevarse a cabo, entonces las soluciones encontradas estarán muy limitadas. Estarán limitadas por lo que el sistema es capaz de aceptar. Quizás sean soluciones aceptables para el sistema, pero no para la humanidad. De lo que se trata es de poder encontrar soluciones válidas para la humanidad en su conjunto, no hipotecadas al sistema actual. El sistema debe estar al servicio de la humanidad y no al revés. La búsqueda de ideas para mejorar la sociedad no debe ser auto-reprimida, debe ser lo más libre posible. Así como el avance científico necesita imperiosamente la libertad de pensamiento y de expresión, el avance social no es posible sin dichas libertades. Y buscar sólo soluciones que sean “políticamente correctas”, supone una búsqueda auto-reprimida, supone restringir el conjunto de posibles soluciones a explorar.

-Como conclusión, decir que, en mi opinión, de lo que se trata sobre todo es de conseguir que la humanidad sea dueña de su propio destino. Mientras éste esté en manos de ciertas élites, QUE NO TIENEN NINGUNA VOLUNTAD DE MEJORAR LAS COSAS (sobran las pruebas), que aspiran a perpetuarse en el poder, en sus privilegios, todas las ideas que tengamos, que pretendan cuestionarlo, serán sólo eso: ideas más o menos bellas, más o menos viables, más o menos interesantes, más o menos revolucionarias, pero todas ellas serán irrealizables en la práctica (aun siendo razonables y “técnicamente” viables) porque el sistema las hace irrealizables.
Para conseguir el cambio de paradigma hay que describir lo nuevo con los recursos de lo viejo. Lo nuevo siempre acaba llegando y esperemos que no sea violento. Todo parece estar en contra de cambiar el sistema pero al final las ideas acaban abriendo paso y se cambia el paradigma. Lo importante, como tu vien sabes es hacer llegar las ideas al mayor numero de gente, y esto internet lo posibilita. Una vez la idea este instaurada en el inconsciente de la persona, la suma de todos formará el inconsciente colectivo que acabara pasando al mundo real, consciente. Esta es nuestra esperanza.

-Aún así, te agradezco el haberme considerado para darte mi opinión, que, por supuesto, puede estar equivocada. Si aún así, consideras que tu idea es interesante, me permito aconsejarte luchar por ella, como ya estás haciendo. Creo que deberías divulgarla lo máximo posible, como estás haciendo. En particular, deberías centrarte en divulgarla en ambientes de índole económica (puesto que las principales dudas sobre tus proposiciones son más bien de tipo económico). Te recomiendo por ejemplo el organismo ATTAC. En mi blog personal puedes acceder a diversos sitios web donde podrías enviar tus ideas. Tu actitud es digna de elogio y todo un ejemplo para cualquier ciudadano (independientemente de si estás equivocado o no). Quizás, a mí me falte la capacidad de imaginación que tú tienes para “inventar” soluciones, además de no tener los conocimientos necesarios en economía. Aunque también creo que es importante considerar el repositorio de ideas que existe en el presente y en el pasado porque muchas veces “reinventamos la rueda” (no digo que tú necesariamente lo estés haciendo). Creo que es necesario que gente como tú cree ideas nuevas, es imprescindible la creatividad, el partir de nuevo de cero, pero también es necesario considerar lo que ya hay. Ambas “estrategias” se complementan. Yo más bien me he inclinado por la segunda y tú por la primera, pero ambas son necesarias. A lo mejor surge una nueva idea o a lo mejor simplemente alguien “remata” alguna idea que ya existía. Cuanto más amplio sea el campo en el que exploremos, mayores posibilidades de encontrar ideas. Pero, insisto una vez más, si no hay suficiente libertad para que la búsqueda de ideas sea lo más amplia posible y para que las ideas puedan ser probadas en la práctica, entonces las ideas de poco sirven. Hallar ideas que nos permitan mejorar la sociedad, corregir sus problemas, requiere libertad de pensamiento para producir ideas, libertad de expresión para difundirlas y libertad para poder experimentar con ellas en la práctica. Las ideas deben nacer, difundirse y aplicarse. Sólo el contraste libre de ideas en la teoría y la posibilidad de experimentar con ellas en la práctica, nos puede decir cuáles son válidas y cuáles no. -La democracia debe ser el vehículo que nos posibilite llegar a buen destino, independientemente de cuál sea éste finalmente. Es imprescindible que nos proveamos de la herramienta necesaria para mejorar la sociedad. Esta herramienta, que posibilite el máximo de libertad, se llama DEMOCRACIA. Hasta que no tengamos verdaderas democracias, no podremos realmente aspirar a una sociedad mejor. Por esto considero yo que lo más importante es desarrollar la democracia. No me sirve de nada tener grandes ideas sobre qué podría hacer con la madera de un árbol si primero no me proveo de las herramientas necesarias para talarlo. -Yo estoy convencido de que con una verdadera democracia los problemas se solucionarían en bastante poco tiempo. Creo que una vez que consigamos tener verdadera libertad, una vez que sepamos debatir, participar activamente, respetar las opiniones opuestas, una vez que la gente sea activa, no se tardará mucho tiempo en solucionar los problemas que ahora nos parecen insolubles o muy difíciles de resolver. La clave está en lograr alcanzar la verdadera democracia. Una vez alcanzada, los problemas se resolverán en menos tiempo de lo que pensamos. Tardaremos más en alcanzar la democracia que en resolver los problemas en base a ella. En realidad, la lucha de la humanidad hasta ahora, ha sido sobre todo la lucha por alcanzar la democracia. Esta lucha aún no ha terminado e Internet puede acelerarla, esperemos que así sea. Tú y yo desde luego, ya lo sabemos y en ello estamos. Pero no somos los únicos. “Se huele en el ambiente” que Internet puede suponer una auténtica revolución social, parece que estamos en un momento crítico de la humanidad. Entre todos debemos conseguir que Internet sirva para conseguir una sociedad más justa y libre. Nos va en ello la supervivencia de la humanidad. De todos nosotros depende que la sociedad humana no se convierta en un “1984”. Todos debemos aportar nuestro granito de arena. Aunque éste sea pequeño o equivocado. El simple hecho de intentar aportarlo ya es un gran paso, ya es un triunfo. Estoy contigo. La verdadera democracia es la solución más posible a la solución de los problemas que tiene planteado nuestras sociedades pero, como tu sostienes, todo está montado de tal manera que no interesa una democracia real, aunque existan los medios técnicos para conseguirla. Ante la imposibilidad de desmontar y recomponer el sistema, yo te invito a sumar la idea del “patrón-vida” a tus deliberaciones para llegar al máximo número de inconsciente y esperar que sumen lo suficiente para que esta idea se haga realidad.
Podría decir muchas más cosas, pero el tiempo me limita.

Un cordial saludo y gracias.
Gracias a ti y a tu capacidad reflexiva.
“Otros pajaros volarán más lejos”
SALUD

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario