Sociopolítica

¿CONVERSIONES REALES O DE PANZA Y BOLSILLO?

No es que me sorprenda nada el caso ocurrido en la ortodoxa Arabia Saudí; donde no hay  más Dios que Alá, ni más propietarios que la muy extensa familia Saudita; que aparte de serlo es la familia más rica de todo el planeta y debido al consumo de petróleo que venden a “los infieles”; pero el negocio es el negocio y la religión es cosa diferente y es por lo que los saudíes contratan la construcción de un ferrocarril, nada menos que al “increyente o ateo” Gobierno Chino, el que junto  al material, manda a los sagrados territorios del Islam, nada menos que varios millares de chinos, que… ¡Oh milagro se han convertido o van a convertir en islamistas! ¿Por la gracia de Alá? Tengo mis dudas, puesto que he visto tantas cosas a lo largo de mi ya larga vida… que cuento alguna; aparte de las que la historia cuenta y que son como yo digo generalizando los intereses materiales… “de panza y bolsillo”.

Los viejos españoles recordarán como yo… “que en  pleno apogeo del franquismo” y en el que la Iglesia Católica era un poder a tener en cuenta; surgieron lo que se denominó, “Cursillos de Cristiandad” y donde no dudo que muchos de sus cursillistas, fuesen de verdad fervientes o convencidos cristianos, que querían perfeccionar sus creencias y sobre ellos, nada que objetar, sino  todo lo contrario, mostrar mi mayor respeto. Pero en aquellos cursillos entraron algunos (no sé si muchos o pocos) que los emplearon como plataformas para prosperar en la vida; puesto que apegados a los curas (no digamos a los obispos) en la España de Franco, se medraba muy bien e incluso se prosperaba muchísimo y por ello, quienes conocían la trayectoria de estos nuevos “conversos”, sonreían como sólo se sonríe en España viendo lo que aquí denominamos “el percal”.

Así; luego de pasados “esos fervores” y debilitado el régimen, fueron apareciendo las realidades de aquellos arribistas, alguno de ellos incluso luego decantado como comunista (que dicen ser ateos) y al que conocí y no sé si aún vive… pero es claro, “había que vivir y arrimarse al sol que más calienta”; cosa humana por demás, puesto que “la panza y el bolsillo pesan” y hay que anteponer unas cosas a otras. Es lo que pasa en política con los chaqueteros y que pasan de partido en partido como si tal cosa; y son también abundantes, pero éste es otro cantar y por tanto vuelvo al religioso por conveniencia.

Ya iniciados los trabajos del ferrocarril saudita; hay fervientes o fervorosas protestas, por cuanto se critica al gobierno (recordemos que es un absolutismo total) el que esos infieles no debieran trabajar y menos en lugares donde está prohibido pisar a otros que no sean de la fe de Mahoma. Al resto de “servidores o sirvientes que allí traen del mundo subdesarrollado y que los tratan como ya se ha publicado muchas veces, de esos no hablan nada, el silencio más absoluto pese a los abusos que con ellos realizan.

¿Qué han hecho los chinos? Pues muy sencillo, que de grado o a la fuerza (supongo que presionados por las autoridades chinas) ya se han convertido más de medio millar de chinos y se espera que a lo largo “de las obras ferroviarias”, se conviertan hasta un total de cinco millares o más. Terminadas las obras y esos chinos regresando a China… y “casi seguro que el islamismo adquirido en el puesto de trabajo, o se queda en Arabia o en el trayecto de regreso a sus hogares”. Puesto que “comulgar con ruedas de molino, o a la fuerza” (como se dice en España) eso no lo acepta nadie… salvo ya digo, o por ambiciones a más o menos largo plazo… o simple y más humanamente; por llenar la panza y nutrir el bolsillo lo más posible.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario