Economía

El modelo alemán (Salgado propone compatibilizar empleo y prestación por desempleo)

La crisis agudiza el ingenio, no hay duda, y el calado de la crisis actual está provocando que los dirigentes políticos anden buscando ideas nuevas hasta debajo de las piedras a la vez que echan un vistazo a lo que hacen sus colegas de otros lugares para poder copiar lo que consideran de provecho.

Y cuando se habla de economía, ¿qué mejor que copiar a los alemanes? Ellos llevan algún tiempo aplicando una prestación por desempleo mixta que ayuda a mantener el empleo de los trabajadores, a relajar la presión salarial de las empresas y a no perder la cotización que recibe el Estado.

La idea es que el trabajador pase a tener jornada parcial en su empresa, cobrando proporcionalmente a la reducción de horas que sufra, y reciba el resto de su salario a través de una prestación por desempleo.

De esta forma, el trabajador mantiene su puesto de trabajo, la empresa se ahorra el coste salarial de las horas que éste no trabaja, mientras que el Estado recibe por cotización a la Seguridad Social gran parte de la prestación que luego tiene que desembolsar.

En principio es una solución adecuada para todas las partes, siempre y cuando no se perpetue en el tiempo. Pues bien, el Gobierno español, encabezado por Elena Salgado, tiene previsto incorporar esta solución en la mesa de diálogo social que se ha desbloqueado hoy mismo.

Esta medida evita, además, que las cifras de desempleo se sigan incrementando, con lo que la alarma social se reduce, y permite que los trabajadores sigan acumulando capital humano y experiencia para el futuro.

Una medida buena, que está funcionando en Alemania y que debería funcionar en España, pero que debería de ser complementada con la obligatoriedad para los trabajadores que la disfruten de asistir a cursos de formación que les permita actualizar sus conocimientos y facilitar su reinserción laboral en caso que de perder su empleo de manera definitiva.

Lo he dicho en numerosas ocasiones y lo repito una vez más, la formación es la gran olvidada de nuestro sistema económico y deberíamos aprovechar estos momentos de debilidad para potenciarla, ya que ayudaría a los trabajadores en dificultades y abriría grandes posibilidades económicas para un nuevo sector.

Ahora habrá que esperar que sindicatos y empresarios acepten la nueva propuesta del Gobierno, que desbloqueen, de manera definitiva, el diálogo social, y que nos encaminemos, por fin, hacia la recuperación económica.

Y ya puestos, podríamos copiar alguna medida más del modelo alemán, que no nos vendría nada mal.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario