Sociopolítica

Cordyceps

¿Hongo o gusano? Ambas cosas. Hablo del Cordyceps. En España, que yo sepa, no lo encontrarán. Si van a China, en cambio, se darán de narices con él en todas partes, pero no se fíen, porque ese “insecto de invierno y hierba de verano” (así lo llaman allí) es muy difícil de encontrar y, en consecuencia, cuando es genuino, cuesta muy caro. Hay adulteraciones y falsificaciones a granel y, en el mejor de los casos, las cápsulas o comprimidos que llevan ese marbete -el del Don Chong Xia Cai, en chino, o Tochukaso, en japonés- apenas contienen sustancia activa.

Lo mejor es tomarlo directamente, sin laboratorios que sirvan de intermediario. Se meten unos cuantos gusanillos en una botella de aguardiente, se les deja reposar y luego, en cualquier momento del día o, preferiblemente, por las mañanas, se bebe un chupito, y hale… Tripas llevan pies, decía Sancho.

El hongo cordyceps se convierte en inquilino parasitario de la oruga cuando llega el invierno, devora poco a poco sus nutrientes a lo largo de la primavera y surge después, ya en el verano, a ras del suelo, que es donde los pastores y los campesinos del Tíbet, a gatas, los localizan y los recogen. Son extremadamente raros y sólo crecen en lugares situados a altitudes portentosas, nunca por debajo de los tres mil quinientos metros ni por encima de los seis mil.

Son panaceas que refuerzan el sistema inmune, alivian el cansancio, desinflaman el sistema respiratorio, favorecen el riego sanguíneo periférico y cerebral, estimulan la memoria, desempeñan funciones de antibiótico natural, incrementan el vigor del sexo, reducen los estragos del reuma y de la artritis, previenen muchas enfermedades o reducen sus efectos y tonifican la incesante actividad de los riñones. De ellos, según la farmacopea china, depende casi todo lo que concierne a la salud y la energía.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario