Sociopolítica

Motivación del alumnado en los estudios

La motivación en el estudio se va a ver incrementada si los estudiantes se acompañan de un profesorado motivado que, en conjunción con su entorno familiar, les inculquen valores fundamentales y el interés por la lectura y el estudio.

Vivimos en una sociedad que se encuentra en un proceso de cambio continuado. El uso de las nuevas tecnologías ofrece hoy a muchos jóvenes multitud de posibilidades para incrementar su motivación por el estudio. Aunque en ocasiones, un exceso de información puede resultar contraproducente, sobre todo cuando aún no se ha alcanzado un cierto grado de madurez.

El entorno familiar, al igual que los ámbitos socioculturales y científico-tecnológicos, va a influir de manera notable en la motivación por el estudio de muchos jóvenes. Sin embargo, estos escenarios no deben condicionarles ni limitarles. Los estudiantes podrán conseguir, con mayor o menor dificultad, sus metas, siempre que sientan el deseo de incrementar su conocimiento y su formación.

Dentro del marco familiar, una educación basada en el diálogo y en la que los jóvenes entiendan sus derechos sin olvidar sus obligaciones, les ayudará a decidir sobre su futuro. Asimismo, la motivación en el estudio se va a ver incrementada, si en su recorrido por las diferentes etapas del sistema educativo, los estudiantes se acompañan de un profesorado motivado que, en conjunción con su entorno familiar, les inculquen valores fundamentales, además de fomentar el interés por la lectura y el estudio. Lectura reposada, que se preste a la reflexión y que se encamine a establecer la relación entre los conceptos adquiridos en el proceso de enseñanza y aprendizaje.

El ámbito universitario nos ofrece hoy un escenario bastante diversificado, en relación al prototipo de estudiantes que están o se sienten más o menos motivados.

Algunos alumnos se encuentran hoy cursando una licenciatura, alegrándose de no verse obligados a iniciar unos estudios de grado, que les exigiría una asistencia y una evaluación continuada y con la que están en total desacuerdo. Otros, poco motivados, continúan exigiendo sus derechos pero sin detenerse a pensar en el deber que ellos tienen de estudiar. Por ventura, también existen alumnos con las ideas muy claras y que, con la orientación adecuada, llegarán a conseguir aquello que se han propuesto.

En los próximos años va a ser interesante analizar la influencia del cambio metodológico impuesto por la convergencia europea, sobre el amplio abanico de estudiantes, que más o menos motivados, han iniciado sus estudios de grado dentro del Espacio Europeo de Educación Superior.

Josefa Isasi Marín

Profesora de la Facultad de Ciencias Químicas y autora del libro Desde el conocimiento ¿será posible motivar en el estudio? (Eride Ediciones)

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario