Economía

El fin de las vacaciones (Reflexiones en el limbo ideológico de mi neurona)

Las vacaciones terminaron y regreso a éste, mi hogar, mi sección, tu hogar, tu sección, nuestro hogar, nuestra sección, en un diario online que a punto ha estado de desaparecer por culpa de oscuros contubernios judeo masónicos, o de otro tipo, que poco importa cuando se trata de tamaña osadía, pero de los que confiamos recibir cierta luz clarificadora para poder tomar posiciones ideológicas y de pensamiento, porque, de otra forma, estamos condenados a la oscuridad de la que todos queríamos huír al llegar aquí, al llegar a El Librepensador.

Regreso de mis vacaciones, más espirituales que físicas, y me encuentro con que poco, o nada, ha cambiado en el mundo que me empeño en diseccionar a diario, a falta de otro pasatiempo más placentero.

Los políticos siguen sin darse tregua, utilizando tretas y tretillas más propias de deshonilladores venidos a menos que de políticos de alta escuela, como pretenden aparentar esos administrativos avanzados que nos han colocado como gobernantes.

La crisis, ahí sigue, dando una tregua navideña que terminará por agravar la situación ante un consumo exacerbado sin fuentes económicas que lo sostengan, ahondando en mi idea, expuesta en otros artículos y que no te repetiré ahora, más que nada por no aburrirte, aún más, de que estamos viviendo una crisis moral, más que una crisis económica.

El Tribunal Constitucional, a lo suyo, sigue deliberando sobre el tema del Estatut, que digo yo que tan difícil no será si partimos de la base de que se trata de un poder judicial y que, por tanto, no debe valorar ningún matiz político, ¿o será que estoy yo equivocado? Tal vez.

El mundo, tan loco como siempre, calentándose peligrosamente mientras todos aplaudimos acompasados por nuestra felicidad fingida, con medidas de seguridad que únicamente molestan a los inocentes pero que no detectan a los terroristas, y con los analistas económicos soñando con la salida de la crisis para este 2010.

Porque sí, amigos, este año 2010 será el de la salida de la crisis, al menos en términos macroeconómicos específicos, de esos no afectan al día a día del ciudadano, porque en estos, en los temas microeconómicos, seguiremos sufriendo graves consecuencias económicas.

En los otros temas macroeconómicos, los que más nos importan, tenemos que se seguirá destruyendo empleo, porque todavía no se han puesto las bases para la creación de puestos de trabajo; el Estado seguirá endeudado, porque todas sus medidas expansivas están generando exclusivamente gasto, sin ser capaces de recuperar parte de lo invertido; viviremos fusiones de Cajas y, puede, sólo puede, que de alguna entidad financiera más; y nos acostumbraremos a vivir con la ausencia de Aircomet, mi más sincero apoyo a sus trabajadores, una empresa que debía haber sido rentable y que dejó de serlo mucho antes de que la crisis nos llegara, por mucho que diga el Sr. Díaz Ferrán, un hombre que ha perdido toda la credibilidad.

Desde aquí, desde estas líneas que cada día me prestas tú, lector, intentaré seguir ofreciendo mi perspectiva de la vida, mi análisis del día a día, intentando aportar mi granito de arena a la resurrección de El Librepensador, que intentará resurgir como el Ave Fénix y volver a ocupar el lugar que tuvo antes de este cierre provisional, inesperado y que no se volverá a producir, al menos eso esperamos.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario