Digo blanco, quise decir negro y todos me entienden marrón (La CEOE caldea la negociación colectiva)

0
49

Está claro que en esto de los cargos de responsabilidad la discrección y la mesura en las palabras no es una virtud que abunde, más bien al contrario, todos hacen gala de verdadera falta de sentido común.

Ahora que todo apuntaba a que los empresarios y los sindicatos podrían intentar llegar a un acuerdo, pero de verdad no de los de papel mojado, va el Sr. Feito, Presidente de la Comisión de Economía de la CEOE, y suelta que el desempleo en España es tan alto porque los salarios son demasiado elevados.

Una joya oratoria de alto nivel de estupidez, por el momento y por el transfondo conceptual de dicha afirmación, especialmente en una economía, como la española, que si destaca por algo es por el bajo nivel de los salarios.

Sin embargo, el Sr. Feito no quiso decir lo que dijo, sino que quiso decir algo diferente, algo más mesurado, algo más racional. Su razonamiento estaba más encaminado a la alineación entre salarios y productividad, porque los salarios en España están, ahora mismo, por encima de la productividad.

Pero se equivoca Feito si pretende corregir el problema del desempleo a través de un descenso de salarios, más bien al contrario, la única forma de dinamizar la economía es hacer crecer la demanda efectiva y para ello se necesitan salarios competitivos.

Unos salarios que no pueden subir sin cimientos, porque entonces serían castillos en el aire que se desvanecerían a la menor ráfaga de viento, sino que deben de crecer apoyados en la productividad.

Por tanto, lo que el Sr. Feito quería decir, no sé si consciente o inconscientemente, es que el desempleo en España no disminuirá hasta que se incremente la productividad del trabajo, con ello crezcan los salarios y ello tire de la oferta.

La ley básica de la Economía, la demanda efectiva genera su oferta, por mucho que se empeñara Say en contradecirla, así que flaco favor nos hacen los dirigentes de CEOE y sindicatos enzarzados en polémicas absurdas en lugar de centrarse en mejorar la productividad del trabajo en España.

Hasta entonces seguiremos con afirmaciones incoherentes aprovechadas por los rivales para asestar un golpe de gracia definitivo que les de el poder, mientras nosotros, los ciudadanos, seguimos esperando que alguien haga algo racional en nuestro país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here