Sociopolítica

LA BESTIA HUMANA

Escribo esto el diecinueve de enero… o sea, en esos días terribles en que se desenvuelve (si es que aún ha empezado a desenvolverse) ese nuevo y terrible drama, cual es un terremoto producido en la capital de Haití y en un área de unas docenas de kilómetros a su alrededor y que ha terminado por dejar todo tan devastado, que hasta esa masa de desgraciados ha quedado sin gobierno y por tanto se están produciendo todos los horrores imaginables e inimaginables. También y afortunadamente los ejemplos abnegados de verdadero humanismo, pero que pese a ello no palia los otros.

Los miserables políticos del exterior, llegan como en el caso de Francia a cuestionar el intento de ocupación o de control que tratan de hacer los norteamericanos, sobre la base de un ejército organizado y preparado para ello, puesto que dentro de los horrores y calamidades… ¿alguien conoce otro sistema más eficiente y rápido y dentro de todos los obstáculos naturales con que han encontrado? Yo creo que no existe otro.

Las estampas que nos han servido los informativos, son como para cerrar las pantallas y no querer ves más, puesto que se produce tal tipo de angustia e impotencia que lo mejor es “no ver para no sufrir”; ya que nada se puede hacer o al menos nada que con la rapidez que quisiera cualquier ser humano aquello llegase a una normalidad que al menos igualase “las miserias que allí existían antes del terremoto” y que por lo conocidas no necesito recordarlas.

Esas miserias han engendrado el que en esa nueva situación, algunos (o muchos, vete a saber puesto que hay millones de afectados) se conviertan en “bestias humanas”, en seres que posiblemente enloquecidos por cuanto carecen y necesitan, se dedican a la depredación de todo lo que pueden acaparar. Y en ese “primero yo y los míos y después todos los demás”, roban, saquean y puede que incluso asesinen sin piedad… “por un puñado de alimentos”.

No hablemos de los que aprovechando la situación, están vendiendo lo que han podido tener o acaparar de necesario, a quienes pueden pagar a precios altísimos lo que estos depredadores ofrecen, que visto como está el asunto tendrán que defender (en muchos casos) con las armas que tengan, puesto que otros armados irán a arrebatárselos.

Era mi propia esposa la que horrorizada me lo planteaba y no se explicaba como estas cosas podrían ser… tranquilamente le respondí… Ana… eso que esas criaturas están haciendo, igual lo haríamos tú y yo llegados los momentos de desesperación, hambre y abandono en que ellos se encuentran. No te asombres; “el ser humano” somos iguales seamos del color de piel que seamos… dentro de cada uno de nosotros “está la bestia”; lo que hay que pedir a Dios es de que nos libre de situaciones en que ésta y empujando como tal… “salga al exterior y actúe”.

Ello es una constante en la triste historia del hombre y en sus infinitas calamidades, sean propiciadas por guerras devastadoras o por los agentes naturales y que actúan cuando menos se les espera… y ello puede ocurrir en cualquier lugar del mundo.

Lo que ha ocurrido o está ocurriendo en Puerto Príncipe y alrededores, igual puede ocurrir en otra gran área súper poblada y donde llegado el momento en que faltara lo imprescindiblemente necesario… “la bestia sale en muchos cuerpos que la portamos”.

Imaginemos pues, cualquier zona muy poblada del mundo y me da igual piensen en Nueva York, que en Calcuta; o Londres o Madrid… imaginen a docenas de millones de seres, sin suministros y lo que ocurriría mientras todo se lograse normalizar y si es que ello era posible… “simplemente se comerían entre ellos”.

Pero la realidad es la que hoy es y ella es terrible… los gobernantes se empeñaron en hacinar los seres humanos como si fuesen hormigas o termitas… “pero no lo somos y menos sabemos organizarnos como ellas”; así pues… mejor piensen los políticos en que hay que reducir las grandes concentraciones y dispersarlas logrando núcleos más fácilmente auxiliables y controlables… si no es así, esperemos la próxima, puesto que como ha ocurrido no hace mucho; estas catástrofes seguirán ocurriendo.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario