Sociopolítica

LOS GOBIERNOS NO QUIEREN ENSEÑAR A SUS SÚBDITOS

El poder (cualquier tipo de poder material) ha sido sostenido siempre  por la mentira Y con otras frases, ya lo dijo y dejó escrito François Revel en su libro “El conocimiento inútil” (“el mundo está gobernado por la mentira”: recomiendo su lectura); por tanto mientras la mentira reine en  el mundo, el planeta irá dando traspiés y de tragedia en tragedia, como ha ocurrido a lo largo de toda la historia que conocemos y de todas  las civilizaciones que nos han dejado testimonios.

El que gobierna necesita mentir para sostenerse en el poder y de paso vivir infinitamente mejor que a los que miente o engaña; esto no tiene discusión posible.

Por ello siempre trató, trata y tratará de mantener ignorantes, atrofiados, drogados, desviados, ausentes de todo lo interesante a cuantos más de sus dominados mejor; puesto que su poder se sostiene siempre sobre la ignorancia de las masas.

De ahí que lo primero que quieran controlar es la enseñanza y si la religión es potente, se alíen con ella o la controlen igualmente mediante los medios que sean. Hasta hace muy poco (y aún sigue en algunas partes) el poder político y el religioso, han ido de la mano para así, unidos “en intereses comunes” dominar mucho mejor a las masas.

Y quieren controlar la enseñanza, por cuanto ellos lo que quieren siempre es una enseñanza dirigida por ellos y para ellos, o sea más claro; adoctrinar a las masas para modelarlas en lo que interesa al poder que sea y que estas les permanezcan fieles, de grado… o por la fuerza; para ello cuentan con todos los resortes que da el poder y con el dinero que manejan… compran desde voluntades… hasta los perros guardianes o de presa que sea menester.

La política perdió lo escrúpulos desde que existe la que conocemos y cuyas metas y fines son siempre, conseguir el poder a costa de lo que sea.

La enseñanza… la verdadera enseñanza, no tiene ideología alguna; tampoco tiene religión alguna; está por tanto por encima de cualquier doctrina política o religiosa; o sea más claro; que la enseñanza o es libre o no es enseñanza.

Entonces para un verdadero programa de enseñanza libre, simplemente habría que estudiar y seleccionar las enseñanzas que han dejado los grandes maestros que han existido (o que existan aún) y hacer una recopilación y enseñar ello; sin pensar si unos fueron religiosos o fuero laicos o ateos; aunque por lo que yo he leído (y he leído a muchos) los grandes pensadores, moralistas y verdaderos maestros, todos fueron creyentes de Una divinidad que reconocieron era superior y anterior a todos ellos; puesto que aunque algunos hablaran de “dioses”, éstos siempre eran subalternos del Ser Superior y al que atribuyeron siempre todos los fenómenos que supieron percibir.

Logrados esos extractos de la inteligencia mundial; habría que dejar libertad al Maestro, para que éste aún pudiera superarse en mejores enseñanzas, puesto que por mucho que dijeran aquellos maestros, aún habrá “mucho por decir”.

Por todo ello; la enseñanza va de mal en peor; por que los que tienen que imponer la verdadera enseñanza no quieren que se implante; sencillamente, el que gobierna (lo que sea) le teme mucho a que la inteligencia avance y lo rebase, puesto que y a la vista está, los que gobiernan no se muestran muy inteligentes que digamos y también a la vista está la última ruina que han producido en todo el mundo y que sigue avanzando inexorablemente y estos inútiles no saben como contenerla eficazmente.

Aunque he escrito mucho sobre el tema y aquí me reitero en algunas cosas; pero sí quiero rendir homenaje a la persona que me inspira este nuevo escrito.

Se trata de una verdadera Maestra (que no profesora) que en el diario ABC del 30-11-2009 le publican una carta, que intuyo es íntegra y en la que esta noble mujer, clama a todas las fuerzas del cielo y la tierra por cuanto ve el desastre que tenemos encima y que se agrava cada vez más… y ella “no quiere ser borrega” y quiere enseñar y que la dejen enseñar, dotándola de la seguridad y respeto que en cualquier escuela (verdadera escuela) debe imperar. Su nombre es Doña Gema Cano Jiménez; maestra de Secundaria en un Instituto de Madrid. Busquen el  original y léanlo; después o se echan a llorar o se unen en esos clamores, que es lo que yo hago en este escrito.

Y recuerdo por enésima vez; que la verdadera riqueza de una sociedad no está en las más o menos poderosas materias primas que pueda tener, sino muy al contrario, está en los cerebros de sus hombres y mujeres… los  que hay que cultivar por encima de todo, si es que de verdad queremos un mundo mejor… que los canallas no quieren hoy, como nunca lo quisieron en el pasado y de ahí la horrible historia humana que padecemos.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario