Allá donde fueres, haz lo que vieres

0
68

EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

                 

    No quisiera que se me mal interpretara, ni muchos menos que se pudiera entender que estoy intentando justificar las presuntas irregularidades llevadas a cabo por determinado miembros de Unión Mallorquina.

      Unión Mallorquina viene siendo, desde hace muchos años, testigo directo del acontecer diario de la actividad política y por tanto de la vida y milagros de los políticos mallorquines, es por ello por lo que han podido vivir de cerca las peripecias de las presuntas irregularidades cometidas por algunos de esos políticos de entre los cuales yo destacaría a los dos ex presidentes del Gobierno balear, Gabriel Cañellas y Jaume Matas, ambos del PP, imputados los dos por presuntos  hechos irregulares cometidos durante sus mandatos en la mayoría de los cuales tiene mucho que ver el manejo de dinero de distintas procedencias, desde el público hasta el no tan público.  Es muy raro el día en que no aparecen nuevos datos sobre presuntas irregularidades de Matas y de otros aspectos relacionados con su patrimonio y sus gastos un tanto elevados. Puede que si miembros de Unión Mallorquina han incurrido en alguna acción punible, ello haya podido ser debido, hablo en hipótesis, a que se han dado cuenta de “que aquí, hagas lo que hagas, nunca pasa nada” y que por tanto “no es pecado hacer lo que otros hacen”, que bien mirado no hacen otra cosa que tener en cuenta los tres, tres, mandamientos de la Ley de Dios: “Dinero, dinero y dinero”, teniendo también muy presente eso otro que dice que “allá donde fueres, haz lo que vieres”. Si a todas estas posibilidades se le añade la lentitud de la Justicia en esclarecer algunos presuntos hechos delictivos cometidos por otros políticos, esto te puede llevar a la equivocada conclusión de que no vas a ser tú el gilipollas que las ve pasar y no coge ninguna, mientras otros se las llevan todas. Ya digo, no disculpo ni quiero justificar a nadie, pero debe ser muy duro intentar ser honrado y además pobre,  mientras otros no lo son tanto y encima “viven muy bien”. Hay quien resiste esta desigualdad y hay quien no. Todos no estamos hechos de la misma pasta, afortunadamente.

      En muchos de estos casos la culpa la tiene la Justicia por su lentitud y por qué no decirlo por su dejadez, que de todo hay en la viña del Señor, sin embargo en lo del juez Garzón sí se dan mucha prisa por eliminarlo. Será para que no siga poniendo en evidencia a más de uno.    

     Por cierto, Federico Trillo, con el derecho que le corresponde, ha pedido al juez Baltasar Garzón, que reflexione sobre si debe seguir en la carrera judicial, apoyando esta petición en las tres querellas a las que se enfrenta un juez, Garzón, que ha tenido lo que hay que tener y que muchos otros no tienen para intentar reparar injusticias y castigar los hechos delictivos. Con ese mismo derecho pido yo a Federico Trillo, que reflexione si después de lo del Yak-42 debe abandonar la política. Al igual que Trillo, insta a Garzón a tomar una decisión adecuada, ya también insto a Trillo para que él haga lo mismo.

    Creo que no hace falta añadir más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here