Ciencia

Explotación de los fondos marinos, ¿un negocio rentable?

Una vez agotados los recursos mineros en la superficie terrestre, el ser humano se lanzará a una nueva “aventura”: la explotación de los fondos marinos, una atractiva fuente económica de recursos minerales que ahora parece inagotable por la extensión de los océanos. Pero los mares recogen más del 97% de los seres vivos del Planeta, la gran mayoría desconocidos para la ciencia. Su exploración, ante todo sostenible, arrojará luz allí donde reina la oscuridad.

Muchos científicos consideran que sabemos más de la superficie de Marte que de los fondos marinos y los organismos que viven en ellos. No les falta razón: “Podemos ver Marte a través de un telescopio, pero sólo apreciamos unos metros de la profundidad del mar desde la superficie”, comenta a SINC Kim Juniper, investigador en el departamento de Biología de la Universidad de Victoria (Canadá).

A estas alturas de la historia “sabemos lo que vive en los océanos, pero no lo sabemos de Marte”, cuenta el catedrático en ecosistemas oceánicos y cambio global, que estudia desde hace 25 años la ecología y las comunidades biológicas de los acontecimientos hidrotermales en los fondos oceánicos.

“Ver imágenes muy poco accesibles de los fondos marinos es como ir a Marte, como si pusieran gusanos en Marte”, añade Luis Somoza, investigador y coordinador científico para la extensión de la Plataforma Continental española del Instituto Geológico y Minero de España (IGME).

Los organismos biológicos que pueblan el fondo de los océanos son seres raros, únicos, y casi desconocidos. “Se piensa que existen entre 500.000 y 10 millones de especies en los fondos marinos, pero no lo sabemos exactamente porque no tenemos suficientes muestras”, asegura Juniper.

Pero los minerales que yacen en el lecho marino se conocen más. El mar abarca el 60% de los 103 elementos químicos clasificados, y concentra hasta 10 veces más minerales que la Tierra. Sin duda, “es un negocio rentable”, confiesa Somoza. La minería marina, importante para la tecnología informática, de circuitos, o de chips, tiene varias líneas de trabajo abiertas.

Primer paso, la exploración científica

El petróleo, el gas natural, los hidratos de gas, los nódulos de manganeso, las costras ricas en cobalto, los sulfuros masivos ricos en hierro, zinc, níquel, oro o cobre, los áridos, y los yacimientos ricos en titanio, tierras araras, estaño, oro y diamantes, son los recursos minerales que se encuentran en los fondos marinos. Se pueden convertir en una verdadera “mina de oro” para empresas, industrias y países. Su precio ha aumentado hasta un 500% en los tres últimos años.

Hoy cualquier actividad minera que se realice en los océanos pasa por la aprobación de la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos (ISBA, en sus siglas en inglés), un organismo científico y jurídico que controla las áreas fuera de los límites económicos de los países en el marco de la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar ratificada en 1994 por 154 países y que cuenta ahora con 160 miembros.

La capacidad de explotación de los fondos marinos presenta “cifras que impresionan”, según Jesús Silva, embajador de España en Jamaica y representante permanente de España ante la ISBA durante la celebración del seminario internacional Los fondos marinos: la nueva frontera, organizado en Madrid por la Fundación Ramón Areces y que finaliza hoy.

En algunas zonas marinas, los campos de nódulos polimetálicos (cobre, níquel, manganeso, etc.), las chimeneas de sulfuros masivos y las costras ricas en cobalto concentran hasta tres veces más oro, plata, níquel, cobalto, o platino que en tierra firme.

La exploración permite saber dónde se encuentran estos recursos, como en las profundidades de la “zona”, un área marina de 260 millones de km2, sin jurisdicción de ningún Estado y considerada “patrimonio común de la Humanidad”.

Para explorar los nódulos polimetálicos en esta zona, la ISBA otorgó en el año 2000 ocho licencias de exclusividad para Francia, Japón, Corea, Alemania, India, China, Rusia, y también para el consorcio liderado por Polonia, junto a la Federación rusa, Eslovaquia, República Checa, Bulgaria y Cuba. España está fuera, “anda rezagada”.

¿Cómo se reparte el mercado?

Según Somoza, las empresas privadas pueden pedir licencias de exploración con la aprobación de un Estado. Cuestan 250.000 dólares americanos, que permiten a los países o consorcios explorar durante 15 años los fondos marinos en un área de 75.000 km2, “casi como el Mar Cantábrico”.

A partir de ese momento, se puede empezar la explotación, en este caso de nódulos. “España no la ha pedido porque creo que no se tenía mucho conocimiento de lo que representa”, admite el científico del IGME. Según Somoza, “deberíamos estar presentes”.

Uno de los últimos descubrimientos en zonas profundas dentro de la jurisdicción española han sido los grandes campos de chimeneas de gas metano que en la superficie forman hidratos (importantes recursos energéticos que se encuentran a partir de 800 metros de profundidad en el Golfo de Cádiz) y más de 52 volcanes de gas en el Golfo de Cádiz y en el Mar de Alborán.

Pero no todo es interés industrial y empresarial. “Lo interesante es la adaptación de estas especies a las condiciones extremas de frío, presión, e incluso calor porque hay áreas de muy altas temperaturas por la actividad volcánica y los eventos hidrotermales”, subraya el investigador canadiense que añade que “las propiedades biológicas de estas especies son muy interesantes para la industria biotecnológica”.

Los misterios de los animales de las profundidades marinas pueden revelar datos sobre la evolución porque “hay especies muy antiguas ahí abajo”, apunta Juniper. La estabilidad de este peculiar hábitat, seguramente “uno de los más estables de la Tierra” según el investigador, ha protegido de impactos a las especies marinas y les ha permitido sobrevivir de forma tan “primitiva”.

Un mundo submarino vulnerable

El peligro de la explotación de los recursos minerales de los fondos marinos para las especies animales no es inminente porque “el centro de actividad está muy localizado”.

Sin embargo, se discute mucho el balance entre el uso comercial y el impacto medioambiental. Según los expertos, el impacto de lo que se será pequeño porque las zonas de explotación son pequeñas, pero “no se explota lo que no se conoce como se ha hecho en Tierra”, añade el científico español.

Los organismos marinos se enfrentan en realidad a mayores desafíos. Para Juniper el peligro del cambio climático es mayor que el de la explotación. “Si los océanos se calientan, cambiaremos su productividad, su superficie, y su cadena alimenticia a través del plancton que no llegará hasta el fondo del océano donde se alimentan estas especies”, manifiesta Juniper, que afirma que el cambio en la distribución de la productividad de los océanos provocará un “impacto dramático” en estos organismos.

Según el científico canadiense, la explotación minera del mar es un proceso “muy lento”, “muy caro” y sucede en un área muy pequeña. Sin embargo, “existe cierta preocupación por los organismos que se encuentran en áreas muy limitadas en acontecimientos hidrotermales donde estas especies sólo viven en unos pocos cientos de metros cuadrados”, advierte el canadiense. El problema surge cuando existen intereses económicos en estas áreas de depósitos minerales. “Es necesario ser precavidos con este tema para no destrozar y hacer desaparecer especies”, insiste Juniper.

Para evitar la extinción de especies que ni siquiera se conocen aún, la solución es la educación. “La gente necesita saber lo que hay en estas zonas de los mares”, admite Juniper. A parte de conocer esta gran biodiversidad, “las personas deben saber cómo las actividades industriales pronto afectarán al medio marino”, declara el científico. La protección no sólo procede de la ciencia, también es una decisión política.

————————————————

Los metales en la vida cotidiana

————————————————

Níquel: resistente a la corrosión, se utiliza en motores marinos e industria química, robótica como catalizador y en la acuñación de monedas.

Cobalto: también resistente a la corrosión, se usa para turbinas de gas en aviación, para la catálisis del petróleo, como secante para pinturas, para pigmentos, en los electrodos de baterías, etc.

Molibdeno: se usa en aleaciones de alta resistencia que soporten temperaturas y corrosiones altamente elevadas, y también en la construcción, como componente de motores, como catalizador en la industria petrolera, para pigmentos, lubricantes de motor, etc.

Cobre: se emplea en múltiples aleaciones, en la industria eléctrica y de las telecomunicaciones, y en componentes de la industria automovilística, naval, aérea y ferroviaria.

Hierro-manganeso: es la composición para aceros, así como para tintas, papel para heliográficas y pigmentos pulidores.

Aluminio: presenta alta conductividad calorífica que resulta ideal para utensilios, pistones de motores, embalaje de alimentos, transmisión eléctrica, recipientes criogénicos, etc.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario