Sociopolítica

Estado, Educación y Modernidad

Teleconferencia Educativa

 

Dr. Belisario Rodríguez Garibaldo

Abogado, Sociólogo, Periodista, Analista Político, Profesor y Escritor.

E-mail: [email protected]

Web: http://www.pa/secciones/escritores/rodriguez_belisario.html

 

Durante toda la era republicana nacional de nuestras naciones, la elite político-económica mantuvo la practica del clientelismo político-electoral como medio de control político territorial y de posiciones en la administración publica y en sus empresas, de igual forma con la corrupción que se hizo patente a lo largo de la era republicana, que ha sido parte de la practica de la elite política-económica oligárquica. En un Estado moderno el gobierno debe administrar los recursos del Estado para el servicio de los ciudadanos, a través de políticas de Estado de leyes permanentes que no deberían variar en cada gobierno: salud y ambiente, educativas y culturales, seguridad social y prestaciones sociales, políticas sociales y comunitarias, vivienda social y urbanismo, seguridad pública y policial, obras publicas e infraestructuras, servicios públicos y dependencias públicas, etc. En un Estado moderno desarrollado un alto presupuesto público se logra con el desarrollo económico pues cuando existe pujanza económica, inversión y empleo, el Estado recauda impuestos que se traducen en las políticas públicas, económicas y sociales antes mencionadas. De esa forma el desarrollo económico garantiza el bienestar social, consolidando a las instituciones, la leyes y la democracia; entonces será cuando los países subdesarrollados alcancen al desarrollo económico y social, que se consolidaran debidamente a las instituciones, el estado de derecho y la democracia.

Además en una democracia de un Estado moderno, todos los cargos de los servidores públicos de la administración publica estén sujetos a un régimen especial de una real carrera administrativa indistintamente de cada gobierno de la administración del Estado (asesores y funcionarios, personal y servidor público, profesores y catedráticos, servicio exterior y diplomáticos, notarios y registros, jueces y magistrados, policial y militar, etc. y etc.) sea por medio de concursos de selección (en base al puntaje sobre la hoja de vida, títulos, ejecutorias, experiencia y meritos), en quien obtiene una plaza tendrá permanencia en el cargo (además de ascenso de escalafón y aumento salarial por méritos y experiencia), con estabilidad como garantía de imparcialidad y competencia, en que el servidor publico tiene el deber de aplicar a las leyes de servicios y dependencias públicas en igualdad de condiciones para todos los ciudadanos, siendo su desempeño sujeto a evaluación continua de la calidad de la gestión publica. Será excepto con los cargos de elección popular (presidente, diputados, alcaldes, concejales) y los cargos políticos de la administración (ministros, directores, secretarias superiores, etc.), que son de confianza y libre nombramiento del gobierno electo u órgano Ejecutivo, que tendrán el deber de dirigir el gobierno de la Republica siendo responsables de cumplir y hacer cumplir a las leyes y la Constitución Política Nacional. 

Lo cierto es que la infancia y la juventud debe tener acceso a salud y educación publica gratuitas, además fondos asignados para becas completas de estudio. Según las teorías del desarrollo es de crucial importancia a la promoción social a través de la educación – y la ciencia – por medio de la inversión publica, social y privada en el capital humano, lo que permite la consecución hacia el desarrollo económico de una nación. Los países que han apostado a tal aspecto, como Singapur (a la que Panamá alguna vez ha aspirado a emular), Unión Europea, Japón, China, EE.UU., Canadá, Australia o Neozelandia, dieron el salto al desarrollo en un periodo entre unos 50 a 25 años. Por lo cual es necesaria una reforma a la educación para la mejoría nacional de la calidad educativa que promueva a la capacidad generadora de los recursos humanos en un accionar transformador y productivo de los ciudadanos en la sociedad actual y con una ética cívica de responsabilidad social, además de la optima inversión publica educativa para resolver a las actuales carencias innegables del sector educativo publico nacional en infraestructuras, recursos económicos, administración de gestión, calidad del docente e investigador, actualización de programas de estudios, además del establecimiento de una real carrera docente basado en concursos de selección que genere a la estabilidad por años de servicio, mayor evaluación y actualización continua de docentes, que permita a la actualización permanente, evaluación de competencias pedagógicas y de especialización académicas que permitan a la producción investigadora científica nacional que genere respuestas certeras y congruentes a las realidades sociales, económicas, productivas e institucionales del país. Se debe garantizar fondos suficientes que permita la ayuda, financiamiento y becas para otorgar el derecho a seguir su educación al estudiante que lo necesite. La misma debe contar de un estipendio periódico que le garantice pago de matricula, compra de libros y materiales educativos, manutención de vida (alojamiento, alimento, vestido, transporte, salud) y otros gastos adicionales.  Según las modernas teorías del desarrollo, solamente en la necesaria inversión en educación y ciencia, la inversión en el capital humano y desarrollo científico, es que funciona la premisa de la ecuación hacia el crecimiento económico basado en Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+I), la cual es la que conduce a los países hacia el desarrollo económico productivo que genera el bienestar social y la estabilidad política e institucional del Estado Nacional.             

Para lograr alcanzar a la independencia plena, económica y política, además de llegar alcanzar el desarrollo económico y social, se requiere mejorar el desarrollo cultural que permita cambiar a una mentalidad cultural dependiente con modelos culturales importados por los medios de comunicación, que ha incoado una idiosincrásica subcultura de anti valores, hacia la promoción de una cultura nacional generadora de un desarrollo sano en aras de una autonomía nacional integral.  Una cultura de desarrollo será aquella que genera altos valores, cultura productiva e innovadora, enfocada en el desarrollo educativo de las ciencias, artes y comercios, cultura de paz, civismo ético y respeto a la ley, cultura de participación ciudadana critica y reflexiva, sentido comunitario de solidaridad humana y social, desarrollo por la lectura, el arte y las manifestaciones culturales. Una cultura de desarrollo que permita consolidar a los Estados Nacionales con instituciones fuertes con desarrollo económico y social, para alcanzar a ser Republica funcionales, como debe ser.

Sobre el autor

Jordi Sierra Marquez

Jordi Sierra Marquez

Comunicador y periodista 2.0 - Experto en #MarketingDigital y #MarcaPersonal / Licenciado en periodismo por la UCM y con un master en comunicación multimedia.

Dejar un comentario